Batlle volvió de España con pocas novedades y muchas esperanzas

A su vez, sobre los uruguayos ilegales el mandatario dijo que encontró «una España muy abierta al Uruguay» y que el tema quedó encaminado. Finalmente, se gratificó por la baja del desempleo y las buenas lluvias para las cosechas.

«El Uruguay ve en España hoy su primer socio inversor. Estamos absolutamente convencidos que la línea de inversión que ha hecho España en los años recientes, en donde pudo haberse resentido en algo por las dificultades de la región, no solamente se ha mantenido, sino que ha cobrado impulso y en 2004, España va a pasar a ser el primer inversor extranjero y por lejos el primer inversor europeo en nuestro país», sostuvo Batlle, quien ejemplificó haciendo un repaso de las inversiones españolas en la región.

En ese sentido, destacó la presencia de los bancos Santander y BBVA en el área financiera y de Ence en la actividad industrial. Asimismo, apuntó «la relación de España con la infraestructura de servicios y lo que son energía, petróleo comunicaciones, servicios básicos, servicios sanitarios, agua potable, también van a encontrar a España muy presente y muy fuerte».

No obstante, el presidente uruguayo no anunció en nuevas inversiones en concreto, pero se mostró seguro de «que entre ambos países, vamos a poder hacer en el futuro inmediato inversiones que redundarán en beneficio de trabajo, crecimiento y expansión». Al respecto, sugirió que hay negociaciones en marcha «que se podrán dar a conocer a medida que sus protagonistas estén por aquí con nosotros» y que otras inversiones que ya existen en Uruguay «se van a ampliar».

En concreto, estimó que para el 15 de marzo «va a venir el primer barco a M’Bopicuá a llevar la primera carga de madera chipeada y la representación de Ence seguirá conectada con los ministerios correspondientes para dar los toques finales para el proyecto de construcción e instalación de una planta de pulpa de papel».

También destacó la posibilidad de que la tienda Zara instale una fábrica textil en Uruguay. Señaló que la próxima semana llegará una delegación de la empresa para reunirse con el Ministerio de Industria y «volver a explorar lo que Amancio Ortega (dueño de la tienda) conoce que son las telas uruguayas, con las cuales trabajó hace bastante tiempo».

Además, Batlle señaló que espera noticias de Catalunya donde exhortó al empresariado local a invertir en Uruguay. «Ya en un tono distinto porque me atreví a decir un montón de cosas en mi condición de persona cuya familia llegó en algún momento de allí, que sentíamos la necesidad de que Cataluña estuviera más presente en sus inversiones en el Río de la Plata».

A su vez, relató que el Ministro de Transporte, Lucio Cáceres, mantuvo contactos con «quienes pueden estar participando de las licitaciones de febrero a propósito de las líneas férreas que están muy interesados en su destino quienes tengan la explotación de la pulpa de papel en virtud del hecho de que los volúmenes que vamos a tener que movilizar y traer a partir del año que viene van a requerir un transporte pesado, que si sólo lo hacemos por carretera nos va a costar una enorme cantidad de dinero para mantener las carreteras».

Finalmente, Batlle se hizo eco de los elogios que recibió en España y destacó la caída del desempleo como una de las buenas noticias durante su ausencia. «Debo decir que en todos los lugares donde estuvimos de todos los sectores, de todos los partidos políticos, del gobierno y de la oposición, de los sectores empresarios, todos se hicieron lenguas del éxito de cómo el Uruguay sorteó la crisis».

(Observa)