BCU comprará dólares para aumentar cantidad de pesos

El funcionario dijo que lo «más eficiente» para expandir la base es «amortizar deuda», pero como eso no alcanzaría «probablemente» se vaya a comprar dólares.

Reveló que en 2005 entre el gobierno y el BCU comprarán cerca de U$S 1.000 millones, lo que «no es poca cosa» en un mercado con un promedio de operaciones diarias de U$S 10 millones.

Fuentes del Central dijeron a El País que la eventual compra no tendría incidencia sobre el tipo de cambio ni sobre los niveles de inflación, dado que el efecto es de mediano plazo.

Durante un desayuno organizado por Tea Deloitte & Touche Cancela rebatió con dureza las críticas que las gremiales empresariales exportadoras lanzaron contra el gobierno. «Es una ilusión que la devaluación favorece la competitividad», dijo.

Apoyado en gráficas preparadas por los servicios técnicos del BCU que reflejaban los últimos 15 años, Cancela dijo que «cuanto mas devaluación, más inflación en dólares». Aseguró que un tipo de cambio «administrativamente más alto» supondrá «inflación más alta en el futuro».

ARGUMENTOS. En un tono a veces áspero, Cancela dijo que luego de la devaluación, y tras el reacomodo de los precios, hubo grupos que tuvieron una ganancia de competitividad, que calificó de «espuria». Sin mencionar a nadie en particular sostuvo que hubo sectores que se «apropiaron de una porción del ingreso» gracias a «su capacidad de lobby».

Aseguró que el tipo de cambio es «un precio más» y llamó a ver si no es «alto» el nivel de costos de las empresas, o si es «baja la productividad», aunque reconoció la «carga muy importante del costo del Estado».

Dijo que el gobierno se comprometió a impulsar «crecimiento y equidad» y que en esa línea el Central se compromete a mantener niveles bajos de inflación para que las empresas puedan tener certidumbre. Cancela sostuvo que lo que puede hacer el Central para «ayudar a la política económica» es «suavizar la fluctuación del tipo de cambio en torno a su valor de equilibrio».

Aguijoneado por alguien que preguntó si Uruguay podría imitar la política argentina de mantener un tipo de cambio alto, Cancela dijo que «no es posible» y recordó que en ese país la inflación llegó a 8,9% en lo que va del año y la inflación en dólares a 13%. Recordó que el superávit de ese país incluye los ingresos generados por las retenciones a las exportaciones y el impuesto a los cheques.

Al comienzo de su exposición remarcó que la oferta monetaria «es suficiente para la demanda» y que el nivel de liquidez «no es por lo menos insuficiente» y negó que «existe un sesgo a secar» la plaza.

Recordó que en la segunda mitad de 2004 «se secó demasiado» y que luego se dio un «volantazo» para compensar la tendencia.