BCU mantiene tasa call y atiende contexto externo

El Banco Central (BCU) resolvió ayer hacer una “pausa” en la suba de la tasa de referencia para operaciones interbancarias a un día de plazo (call), cortando así una seguidilla de tres aumentos consecutivos y manteniendo en esta oportunidad su valor actual en 7,25%.
En la reunión mensual del Comité de Política Monetaria (Copom), las autoridades del Central dejaron fijo el corredor de 6,25% para captación de depósitos y de 8,25% para la facilidad de crédito a instituciones a un día de plazo.

La decisión se tomó un día después que el Instituto Nacional de Estadística divulgara los datos de inflación de noviembre, que marcaron por segundo mes consecutivo una caída de 0,23% en el Índice de Precios al Consumo (IPC) para alcanzar una inflación acumulada de 8,17% en 2007 y 8,58% en los últimos doce meses.


Mantiene contracción. El Central decidió, asimismo, mantener la orientación contractiva de la política monetaria ante “la persistencia de las presiones inflacionarias” enmarcadas en una “mayor incertidumbre” en las condiciones financieras internacionales, aunque dejó claro que no se introducirán “presiones que desalienten el saludable desempeño del sector real de la economía”.

El director del BCU, Álvaro Correa, dijo a El Observador que “se entendió” que continuar con la suba de la tasa sin evaluar antes el efecto de la “fuerte contracción” aplicada –en especial con la suba de la tasa en dos puntos porcentuales acordada en octubre- “no tenía sentido”.

Correa recordó que los efectos de las medidas monetarias “no son inmediatos”, y que es necesario continuar “reuniendo elementos” de análisis antes de definir nuevos pasos.

Para ello será clave el primer trimestre del próximo año cuando se conocerán los ajustes salariales en el sector privado y la evolución de los precios, despejados los efectos coyunturales, entre otros indicadores relevantes.

En el comunicado emitido luego de la reunión mensual del Copom, las autoridades del BCU destacaron la “continuidad” del descenso del ritmo inflacionario por tercer mes consecutivo -alcanzado gracias a las medidas de corte fiscal y monetarias- pero sin descuidar los “factores de riesgo” que aún persisten.

En ese sentido, reafirmaron que la inflación subyacente –que excluye los precios más volátiles como las frutas, verduras y combustible- se mantiene en niveles superiores al rango meta definido para 2008 de 4% a 6%.


Riesgo internacional. La resolución del Copom dejó sentado, a su vez, que perduran los riesgos derivados de los precios de los commodities, al igual que los efectos de la crisis del mercado hipotecario de Estados Unidos que torna “incierto” el panorama financiero internacional.

Este último punto cobró mayor relevancia en la reunión de ayer que en las anteriores, al punto que la decisión de mantener la tasa se acordó “en atención a la volatilidad” que experimentan los mercados financieros.

Incluso, las autoridades bancocentralistas dejaron abierta la posibilidad de volver a evaluar posibles ajustes en la tasa de referencia antes del Copom del 4 de enero, de cara a la evolución que se verifique en las plazas financieras internacionales.

A nivel local, el comunicado del Copom destaca el resultado positivo de las medidas fiscales en la contención de las presiones circunstanciales, al tiempo que recoge un enfriamiento de las presiones por el lado de la demanda gracias al aceleramiento del ritmo de actividad.

No obstante, las autoridades del BCU mantuvieron la mira en las “coordenadas” que se fijen en las negociaciones salariales del sector privado, que constituirán un “factor clave” en el mantenimiento de “niveles razonables de estabilidad de precios”.

Por su parte, el ministro de Economía, Danilo Astori, dijo ayer a la prensa que “no hay que dormirse en los laureles” por el resultado alcanzado en el combate a la inflación, y agregó que el gobierno debe seguir “muy atento” a la evolución de los precios.

Al mismo tiempo, Astori sostuvo que deben aplicarse “nuevas medidas” que irán en la línea de “desindexar” la relación entre salarios y precios para los períodos 2009 y 2010.