BCU precalificó las administradoras de bancos liquidados

El Banco Central del Uruguay (BCU) dispuso que 5 de las 7 empresas que le hicieron saber su interés en administrar los activos de los bancos liquidados precalifiquen para participar de una licitación que se convocará entre fines de este mes y comienzos del próximo, dijeron a El País fuentes del organismo. La decisión fue comunicada a las compañías el viernes pasado.

Las empresas habilitadas para pujar por el negocio, que involucra unos U$S 630 millones, son Thesis Uruguay, Firstcity Uruguay, SR South American Assets Recovery, Nerioplan (Citigroup), y Samilen.

Consorcios del Uruguay Fondos no calificó y el Banco Surinvest había desistido voluntariamente de participar del proceso.

Las fuentes dijeron que Consorcio no pasó de etapa porque no cumplió con varias de las condiciones cuantitativas establecidas en el pliego de condiciones elaborado por el BCU.

Dentro de los requisitos exigidos figuraba un mínimo de 5 años de experiencia en administración de carteras por U$S 300 millones o más y además los postulantes debían demostrar la recuperación de por lo menos un 10% de los activos gerenciados hasta ahora.

Los activos cuya administración se concederá a la empresa que resulte ganadora de la licitación llegan a unos U$S 630 millones y en el BCU se espera que la recuperación se sitúe entre un 25% y 30% de ese monto, equivalente a entre U$S 157 y U$S 189 millones.

La empresa que resulte elegida tendrá a su cargo la cobranza de más de 61.000 préstamos de los cuales 95% están en dólares y el 5% restante en moneda nacional.

Por otra parte, el BCU analiza qué procedimiento utilizará para tercerizar las carteras que eventualmente devuelva el Nuevo Banco Comercial (NBC). Las condiciones de la subasta en que ésta entidad compró los activos de los bancos Comercial, Montevideo y Caja Obrera preveían que un cierto porcentaje de las mismas podría ser devuelta antes de fin de año.

Los activos que el NBC tiene bajo esas condiciones son de alrededor de U$S 300 millones.

DESISTIMIENTO. El Banco Surinvest había comunicado por carta al BCU su desinterés en seguir participando del llamado. Alberto Mello, gerente general de la entidad, explicó a El País que la institución había asumido que la tarea se adjudicaría a la empresa que ofreciera la comisión menor y una mejor estructura administrativa para realizar los trabajos. Sin embargo, la decisión de la autoridad monetaria de otorgar la recuperación de activos a la firma que pague el mejor precio hizo cambiar de idea al banco que comunicó al BCU que se desinteresaba.

«No se puede ofrecer un precio porque no se puede medir a priori cuánto vale la cartera. No se puede asumir un riesgo difícil de medir sin tener esos datos», sostuvo Mello.