BCU realiza compras para sostener el dólar.

El Banco Central (BCU) intervino ayer en el mercado cambiario procurando neutralizar la volatilidad del precio del dólar, manifestó a El Observador una fuente de la autoridad monetaria. “Así como decimos que no queremos fluctuaciones bruscas al alza, tampoco queremos que la cotización del dólar se desplome”, agregó.
El funcionario explicó que por factores estacionales, vinculados a la necesidad de pesos de las empresas en esta época del año, se está registrando una mayor demanda de dinero en la economía, lo que hace que los agentes se desprendan de divisas.

En ese sentido, subrayó que dadas las dimensiones del mercado cambiario local, “con muy poco dinero” se puede provocar una variación brusca –tanto al alza como a la baja– de la divisa estadounidense. “De la misma manera que no dejamos subir el dólar por dos vintenes, no lo vamos a dejar caer por dos vintenes”, puntualizó el informante.

El volumen operado en el mercado cambiario alcanzó ayer

US$ 9,4 millones, y el BCU participó comprando US$ 2,5 millones, completando US$ 5 millones adquiridos en las últimas tres jornadas hábiles.

De esta forma, la cotización del dólar se ubicó en $ 24,407 en el promedio de las operaciones del mercado interbancario, lo que significa una apreciación de 0,01% frente a la moneda local en relación al cierre del viernes pasado.

Una fuente bancaria consultada, señaló que con la participación como compradora del BCU en el mercado de divisas, la institución está intentando fijar un “piso” en la cotización del dólar, buscando evitar pérdidas de competitividad de la economía uruguaya.

Por otro lado, otra fuente bancaria indicó que la estabilización del precio del dólar en Brasil, en el entorno de 2,38 reales, ha provocado que decaiga la demanda de divisas por parte de los bancos, como se había observado en los últimos meses a partir de la profundización de la crisis financiera internacional, lo que se replicó a nivel local. A esa situación, se debe agregar la necesidad de pesos de los bancos, que se vio reflejada en una tasa de interés en pesos por encima de lo esperado para los préstamos interbancarios (9,57%), teniendo en cuenta que el BCU inyectó $ 935 millones de liquidez al mercado al renovar únicamente $ 50 millones en Letras de Regulación Monetaria (LRM) de un total de $ 985 millones que se vencían ayer.