BCU y bancos privados analizaron conflicto y clearing electrónico

POR M. INVERSO Y A. NOGUEIRA DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

La plana mayor del Banco Central y los principales de los bancos privados tuvieron ayer un encuentro en el que se analizó la cuestión de instalar un clearing electrónico de cheques y la marcha del conflicto con AEBU por los fondos de liquidación, ya que la cuestión de la compensación informática es la principal llave del sistema financiero y muchos bancos temen que esto incremente el poder del sindicato bancario.
Las fuentes oficiales consultadas por El Observador se sincronizaron para negar que la cuestión de los fondos y AEBU fuera el objeto o el centro de la reunión, pero algunas señalaron que se pactó “reserva” sobre el tenor del encuentro y otras que el conflicto bancario solo “sobrevoló” la conversación. Se admitió sin embargo que el presidente del BCU, Julio de Brun, rechazó enfáticamente que las decisiones sobre un paso necesario y trascendente para aggiornar al sistema bancario local debiera considerarse en función de la política de AEBU. De Brun dijo que si el gremio quería tomar medidas igualmente lo haría y que la decisión de los bancos de avanzar en una inversión conjunta en el tema debía adoptarse independientemente de las situaciones de conflicto.

En tanto, fuentes del sector financiero privado dijeron a El Observador que los directores del BCU informaron sobre la marcha de la liquidación de los fondos de los bancos Montevideo, Caja Obrera y Comercial y la situación del conflicto con AEBU.

Ayer el BCU no adoptó ninguna decisión sobre los trabajadores convocados y se dijo en el organismo que no se resolvió el despido de los 63 convocados “porque están bajo medidas gremiales”. Se recordó que, a consecuencia de los despidos de empleados de otros bancos liquidados AEBU presentó demandas contra el BCU ante la Organización Internacional del Trabajo y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social denunciando “persecución sindical”. Una fuente de la autoridad monetaria señaló que “de cualquier manera no están trabajando ni cobrando sueldos”. Asimismo, se indicó que en los próximos días “se adoptarán decisiones” en cuanto a la contratación de nuevo personal para continuar con las tareas.

Al menos dos o tres de los empleados de los fondos que habían regresado al trabajo al iniciarse este conflicto se plegaron al paro a instancias de AEBU, dijeron las fuentes.


En el Parlamento. Más allá de los avatares de la confrontación entre AEBU y el BCU el flanco político sigue en acción. El plenario de la Cámara de Diputados considerará hoy si presenta un exhorto al Poder Ejecutivo para que suspenda la subasta de los activos del Banco de Crédito, que está fijada para este viernes.

El pronunciamiento legislativo tendrá como objetivo lograr que el gobierno acceda a la suspensión del remate por un plazo de 30 días para estudiar una salida legal, alternativa que fuera discutida en ocasión de la interpelación al Ministro de Economía, Isaac Alfie, que se llevó a cabo el 19 de mayo.

Precisamente, los dos sectores políticos que promueven la iniciativa, el Encuentro Progresista y Alianza Nacional, se comprometieron a intensificar el tratamiento de un proyecto de ley patrocinado por agremiaciones rurales y de pequeñas empresas y por el sindicato bancario. Este proyecta busca reunir en un fideicomiso estatal las carteras pesadas de los bancos liquidados y las del Banco República.


Movilización. La iniciativa de recurrir a la Cámara de Diputados surgió de una asamblea que mantuvieron ayer representantes de nueve gremiales rurales, de AEBU y de la Federación de Cooperativa de la Producción.

En el encuentro se confirmó la movilización fue programada para el viernes en la Ciudad Vieja en protesta contra la subasta de las carteras del Banco de Crédito, según informó ayer a El Observador el dirigente de AEBU, Gustavo Bernini.

El dirigente gremial dijo que la movilización igualmente se realizará si el Poder Ejecutivo acepta postergar la subasta, “aunque no se llevará a cabo de acuerdo a los términos definidos la semana pasada, cuando se anunció que se saldrá a ocupar las calles”.

“En todo caso, si el gobierno le da luz verde al exhorto parlamentario, realizaremos una marcha que finalizaría en la Plaza Independencia, con una ofrenda floral a los pies del monumento a Artigas”, dijo.