BHU será inflexible con los que no quieran pagar

Ahogado por la morosidad de entre 55% y 60% de sus clientes, el Banco Hipotecario del Uruguay (BHU) estudiará su cartera de deudores, para separar a los que no pueden pagar sus compromisos tal como están hoy, de aquellos que pueden pagar pero no tienen «voluntad» de hacerlo. Y a partir de ello, buscará fórmulas de «alivio» para los primeros, y será «absolutamente inflexible» con los segundos, advirtió ayer la nueva presidenta de la institución, contadora Graciela Pérez Montero.

La nueva titular del BHU, que desde hace años se desempeñaba como directora de Empresas Públicas de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), aseguró que va a «exigir» a los funcionarios «que se pongan el banco a la espalda» para sacarlo adelante.

Pérez Montero asumió la presidencia del Hipotecario en reemplazo de Ariel Lausarot, al tiempo que Gerardo Saxlund fue designado vicepresidente en sustitución de Jorge Conde Montesdeoca. Ambos jerarcas salientes se dedicarán a la política de cara a la campaña electoral.

El BHU tiene hoy una tasa de morosidad de entre 55% y 60%, cuando los índices «razonables» para instituciones de su naturaleza no podrían superar el 20%, indicó Pérez Montero.

ESTUDIO ESPECIFICO. «Haremos estudios de carteras, específicos para cada tipo de cliente, y veremos en aquellos casos en donde podremos otorgar algún tipo de alivio. Y en aquellos casos en los cuales existe capacidad de pago, pero no existe voluntad de pago, vamos a ser absolutamente inflexibles», remarcó.

Además de la morosidad, la nueva presidente reconoció que el BHU tiene hoy una «estructura demasiado pesada».

Señaló que el Hipotecario paga en promedio U$S 1,4 millones por mes a empresas de construcción, como consecuencia de un convenio para el pago de deudas a sus proveedores, y recordó que tiempo atrás comenzó un plan de reducción de su plantilla laboral, cuyo objetivo es disminuir de 1.070 a 750 la cantidad de empleados.

Precisamente, el ministro de Vivienda, Saúl Irureta, anunció ayer en el acto de asunción que ambos organismos están «a punto» de firmar un convenio por el cual 120 funcionarios pasarán en régimen de comisión desde el BHU hacia su cartera, a fin de realizar «actividades comunes».

Durante su discurso, Irureta reclamó también que el BHU, antes de construir nuevas viviendas, «recupere el stock de varios cientos de unidades sin colocar, que tiene en todo el país», si bien dijo que ese procedimiento ya se inició en Tacuarembó y en Rivera, con el aprovechamiento de 111 residencias.

CRITICA. Irureta fue crítico hacia anteriores administraciones del BHU. «Debe decirse, en el momento de evaluar, que la actuación del banco no siempre se ciñó a estas orientaciones, actuando muchas veces autónomamente y con una definición poco clara de la llamada función social del banco», manifestó.

En esa línea, pidió al Hipotecario «que considere su función social básica en ser una eficiente y confiable institución bancaria, proveedora de créditos a largo plazo, pero no la constructora en años de bonanza, de viviendas caras y que hoy, después de la crisis, la gente no puede amortizar».

También sostuvo que el BHU debe formar parte de la política estatal de vivienda, y, por lo tanto, debe «redefinir» sus líneas de trabajo, para que sean «perdurables» en el tiempo.

Buscarán reactivar el Plan Fénix

La nueva presidenta del Banco Hipotecario, Graciela Pérez Montero, prometió que «no habrá más inacción» en el desarrollo del Plan Fénix, y que si bien los recursos públicos destinados a ese proyecto ya «se gastaron», se harán llamados para la participación de privados en futuras obras.

«En el momento en que se soñó el plan Fénix no teníamos la crisis en la región, no teníamos la crisis inmobiliaria. Lamentablemente, cuando salió la licitación pública internacional ya estábamos en plena crisis de la región; eso hizo que interesados que se presentaron al data room no se presentaron al llamado, pero creo que en estos momentos se está dando una reversión del proceso, así que tengo la esperanza de que en un corto plazo, por lo menos en lo que respecta a la ex estación Artigas», el Plan Fénix sea reactivado, dijo Pérez Montero a El País.

Consultada sobre si hubo inacción respecto al plan, la jerarca contestó que «sí».

De todas formas, dijo que es Desarrollos Urbanísticos Fénix Sociedad Anónima (Saduf), la encargada «directa» del proyecto. Saduf fue creada por el Hipotecario para administrar el Plan Fénix, y Pérez Montero ha sido hasta hace varios meses su gerente general.

El Plan Fénix tenía como objetivo la reactivación de la zona de La Aguada. El proyecto de infraestructura de esa zona fue «cancelado totalmente» confirmó Pérez Montero. En tanto, algunos edificios están en construcción.