Blancos interpelan al ministro del Interior por apresurarse a dar su respaldo a Navas

El diputado aliancista Álvaro Lorenzo optó ayer por una arremetida más drástica que la de convocar a Díaz a la Comisión de Constitución y Códigos de Diputados -que lo propuso el miércoles- al entender que el ministro asumió toda la responsabilidad política cuando rechazó la renuncia de Navas, «que fue lo mejor que hizo hasta el momento».

«Navas presentó renuncia porque lo que pasó, pasó delante de sus narices. Yo no digo que Díaz acepte la renuncia, pero por lo menos debió esperar que terminara la investigación», explicó ayer Lorenzo a Últimas Noticias, luego de encontrar respaldo de todos los coordinadores de su partido para promover la interpelación el martes próximo en el plenario de Diputados.

Valoró, en ese sentido, la discrepancia que tuvo el subsecretario Juan Faroppa con Díaz, que también consideró que el ministro se apresuró.

Lorenzo opinó que «alguien tiene que hacerse responsable políticamente, y no precisamente los dos desgraciados que fueron coimeados».

El cuestionamiento a Díaz no se reduce a la fuga del penal de Libertad, sino que se le atribuye un «enfoque dogmático» que lo lleva a tener «un prejuicio negativo hacia la Policía y un prejuicio positivo hacia el criminal». En ese sentido, entendió el legislador nacionalista que Díaz «pone siempre en un segundo plano la seguridad pública, cuando no en el quinto».

Marcó que «por suerte hay diferencias entre Díaz y Faroppa» ya que ve al subsecretario como «un hombre que piensa en la seguridad pública y que, lejos de ser un fascista o un represor, tiene siempre equilibrio de garantías para ciudadanos y delincuentes».

«El que se precipitó fue el ministro y no nosotros», aclaró Lorenzo en relación a la decisión de promover la interpelación cuando el día anterior había mocionado convocarlo a comisión.

Explicó que «habrá que ver qué se da primero», pero en caso de que Díaz concurra a comisión antes de que se agende la interpelación, «tendrá que dar una respuesta apropiada» que asegure «un cambio en la política de seguridad pública».

La crítica a la política de Díaz incluye el rechazo a la ley de humanización del sistema carcelario. Y los cuestionamientos a Navas se remontan a varios meses atrás, cuando el director de Cárceles dijo que, si por él fuera, liberaría a la mitad de los presos de Santiago Vázquez.

De todas formas, Lorenzo aclaró que no necesariamente espera la remoción de Navas para desactivar la interpelación.

El llamado a Sala en régimen de interpelación requiere treinta y tres votos y el Partido Nacional tiene treinta y cinco legisladores, por lo que no necesita negociar con los demás partidos. No obstante, el oficialismo puede utilizar su mayoría absoluta para que la comparecencia sea en régimen de Comisión General, que no prevé la censura del ministro.

MATICES
En tanto, el subsecretario del Interior, Juan Faroppa, apoya decididamente al director de Cárceles, Enrique Navas, aunque no ocultó que el ministro José Díaz se apuró a respaldarlo públicamente en una reunión llevada a cabo el martes de noche en la sede del Ministerio, tras la fuga de Julio Guillén («Cotorra Loca») y del narco israelí Yehoman Alal del penal de Libertad. Al trascender ayer que Faroppa había discrepado con el respaldo público inmediato a Navas, fuentes ministeriales aseguraron a Ultimas Noticias que el subsecretario de todas formas respalda a Navas.

El matiz de Faroppa con Díaz en cuanto a que éste haya respaldado a Navas antes de conocer el resultado de la investigación interna fue divulgado ayer por el semanario «Búsqueda».