Blancos y colorados esperan por el EP para integrar entes

En la tercera fase de la transición de gobierno, que implica resolver la integración de los entes y servicios descentralizados, los partidos tradicionales empiezan a tallar y aguardan, con expectativa, las decisiones que adopte el gobierno electo del Encuentro Progresista. Ni colorados ni blancos descartan integrar los organismos públicos, pero tienen sus propias condiciones y posturas al respecto.
Los blancos no están dispuestos a integrar los entes condicionados a alcanzar acuerdos programáticos, como pidió el Encuentro Progresista. Para los colorados, estar o no dentro de esos directorios dependerá eventualmente de los lugares propuestos.

El vicepresidente electo, Rodolfo Nin Novoa, será el encargado, a partir de la semana próxima, de iniciar los contactos con los partidos tradicionales para conocer los nombres que les proponen para integrar las empresas públicas y los servicios descentralizados. Hasta el momento, el único contacto sobre el tema que hubo fue la reunión entre Nin Novoa y el presidente del directorio blanco, Jorge Larrañaga, quien le transmitió que si no se le otorgaban puestos en los bancos estatales y en los organismos de la enseñanza, no aceptaban otras posiciones.

En ese sentido, fuentes del Partido Nacional indicaron a El Observador que la dura postura de Larrañaga mostrada hasta el momento se flexibilizará a la hora de la negociación, considerando que hay varios interesados en ocupar cargos en el gobierno que ejercen presión.

El senador herrerista Luis Alberto Heber, se mostró partidario de integrar los directorios de las empresas estatales porque “como fuerza opositora” deben “controlar la gestión” de las mismas, en tanto sus presupuestos no pasan por el contralor del Parlamento. Sin embargo, aseveró a El Observador que la integración debe darse “sin condicionamientos”. Para Heber “no puede haber acuerdos programáticos porque la minoría no tiene que estar representada en esos entendimientos, sino en el hecho de ser minoría en un directorio”.

En el Partido Colorado algunos dirigentes sostienen que debe haber una posición más “principista” y no aceptar cargos. Otros consideran fundamental participar en los bancos del Estado e inclusive hay quienes argumentan que no sería bien visto negarse a acompañar al nuevo gobierno porque alimentaría la idea del antagonismo entre ambos partidos. La convención nacional se manifestó a favor de esperar la propuesta de la izquierda sobre los lineamientos que seguirá en las empresas públicas para luego resolver.

Fuentes foristas dijeron que el secretario general del Partido Colorado, Julio Sanguinetti espera la oferta del EP sin condiciones, aunque no aceptará que se relegue al partido a organismos de menor relevancia en las políticas principales de la gestión de gobierno.

El ministro de Educación, José Amorín, dijo a El Observador que los colorados tienen la “máxima amplitud” para escuchar la propuesta encuentrista sobre la participación que deben los colorados en su gobierno.