Blancos y frentistas piden anular decreto sobre IRP

El Partido Nacional y el Frente Amplio reclamaron ayer la anulación del decreto del Poder Ejecutivo que ordena la aplicación de la tasa del Impuesto a las Retribuciones Personales (IRP) sobre la suma de todos los ingresos nominales.

El Partido Nacional pidió la comparecencia ante el Parlamento de los ministros de Economía, Isaac Alfie, y de Trabajo, Santiago Pérez del Castillo, a los efectos de que expliquen cuáles fueron los fundamentos del reciente decreto que interpreta las bases de cálculo del IRP.

El senador Francisco Gallinal (Correntada Wilsonista) planteó ayer la convocatoria de los ministros a la comisión de Asuntos Laborales y Seguridad Social, al argumentar que el nacionalismo no fue consultado sobre la resolución. Se entiende que el decreto no se ciñe «estrictamente» a lo que dispone la ley de ajuste fiscal de mayo de 2002.

El decreto, aprobado el pasado 15 de octubre, estableció que la tasa del IRP debe aplicarse sobre la suma de todos los ingresos nominales que se hagan exigibles en el mes. Eso incluye las partidas no mensuales, como primas por productividad, premios o distribuciones de ganancias, que en distintos casos se brindan en el ámbito público y privado.

Los blancos no aceptan los nuevos procedimientos y plantean la derogación del decreto. Si no se deroga, promoverán una ley interpretativa. El Directorio del Partido Nacional recibió a los representantes blancos en el Banco de Previsión Social, Daniel Delgado Sicco y Luis Alberto Herrera, para analizar la situación.

«No puede haber modificaciones a la ley, y mucho menos de carácter retroactivo», destacó Gallinal.

«Vamos a escuchar las razones de los ministros, manifestar nuestras discrepancias y ofrecer la posibilidad de que el gobierno modifique el decreto», insistió el legislador blanco, encargado de redactar el proyecto interpretativo si es necesario.

Por su parte, el senador herrerista Luis Alberto Heber dijo que por «vía indirecta» se está aumentando el IRP, cuando, por otro lado, la colectividad está empeñada enrebajar el impuesto a partir del 1‚ de enero de 2004.

«No estamos de acuerdo con el decreto. Lo vamos a derogar por vía interpretativa o por otra vía», enfatizó.

Heber dijo que el decreto abarca a compensaciones salariales que «no estaban incluidas en el pasado».

«No podemos vivir en un ajuste permanente. Tenemos que aflojar el cinturón», agregó Heber.

«Por esta vía, se vuelve a aumentar el impuesto, porque se impone a ingredientes no estrictamente salariales», remarcó.

IZQUIERDA. Mientras, la Mesa Política del Frente Amplio aprobó en la víspera una resolución en la que exige «la inmediata anulación del decreto y todo acto administrativo contrario a la ley».

El secretario político de la presidencia frenteamplista, Fabricio Siniscalchi, dijo que el decreto «es ilegal» y anunció que se consideran «las acciones parlamentarias que correspondan».

«El decreto aumenta una vez más la carga impositiva sobre los bolsillos de los más necesitados, como son los trabajadores», declaró.

Consultado acerca de si se ha evaluado la posibilidad de interpelar al Ministro de Economía, respondió que cabe esa eventualidad. «Las acciones parlamentarias quedan reservadas a los integrantes de las bancadas legislativas de nuestra fuerza política. La interpelación puede ser al ministro de Economía y al ministro de Trabajo», explicó Siniscalchi.

La bancada de diputados se reúne hoy, y en tal sentido, fuentes frentistas advirtieron que se podría adoptar alguna resolución.

RESPUESTA. Altas fuentes del Ministerio de Economía aclararon a El País que el decreto «no cambiará en nada» la situación de los jubilados. Con relación a los activos, dijeron que se pretende «evitar una elusión» del IRP que «básicamente practicaban las empresas públicas y, en particular, el BPS».

Las fuentes indicaron que en el sector privado «se suma todo» y se le aplica el IRP.

Proyecto nacionalista

El Partido Nacional busca la firma de 50 diputados para que la Cámara Baja se reúna en forma extraordinaria a los efectos de aprobar el proyecto de ley que rebaja el Impuesto a las Retribuciones Personales. Los blancos pretenden una consideración urgente de la iniciativa que fue promovida por el nacionalismo, y en particular por el senador Jorge Larrañaga. El proyecto, que ya fue aprobado por la Cámara de Senadores, elimina el IRP a las pasividades de entre 0 y 6 salarios mínimos nacionales, y el adicional del 1% de los activos que ganan entre 3 y 6 salarios mínimos.

El Directorio blanco exhortó a los legisladores a apurar el trámite.