Bocas de urna dan ganador al izquierdista Correa en Ecuador

Por su parte, la encuestadora Market señaló que Correa logró 58% y Noboa 42%, tras un estudio a 75.000 votantes y cuenta con similar margen de error.

Estos resultados extraoficiales fueron difundidos tras el cierre de las mesas de votación.

Casi de inmediato, Correa aseguró que el resultado electoral «es la muestra de que la ciudadanía quiere un cambio profundo, quiere una Asamblea Nacional Constituyente», dijo el dirigente de izquierda Rafael Correa, al referirse a su propuesta de campaña de convocar a una consulta popular para que la población decida si se establece o no una asamblea que reforme la Carta Magna.

Además expresó que durante su gobierno mantendrá «la dolarización igualita como está hasta ahora», ante rumores de que derogaría el sistema monetario que Ecuador adoptó en 2000 tras una grave crisis económica.

Sobre la firma del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, ratificó «hoy más que nunca» que «no firmaremos el tratado de libre comercio con Estados Unidos porque destruiría nuestra agricultura, nuestra economía».

Noboa, en cambio, rechazó los resultados difundidos y descalificó a las dos empresas encuestadoras, desconociendo sus cifras.

Dijo que él contrató a otra encuestadora, Consultar, y reveló que un sondeo a boca de urna esa firma lo tiene como ganador con el 42%, y Correa perdedor, con 36%.

«En mi interior ya gané (pero), hay que esperar, el dato oficial lo da el Tribunal Electoral una vez que termina el conteo de los votos«, señaló el candidato.

Los resultados oficiales se conocerán hasta el martes cuando, de confirmarse el triunfo de Correa, será considerado el presidente electo para suceder al mandatario Alfredo Palacio desde enero del 2007, para un período de cuatro años.

Al cierre de esta edición, Correa permanecía en su bunker de Quito y no había ofrecido declaraciones.

NORMALIDAD. Un total de 9,1 millones de ecuatorianos estaban convocados a las urnas para designar al presidente y vicepresidente, así como para responder a una consulta popular sobre educación y salud, entre otros temas, convocada por el jefe de Estado, Alfredo Palacio.

Los comicios presidenciales transcurrieron sin mayores contratiempos, según los reportes de los observadores locales e internacionales y de los medios de comunicación que siguieron el proceso.

Los ecuatorianos acudieron a las urnas para designar al sucesor de Palacio entre el millonario empresario Alvaro Noboa, del Partido Renovador Institucional Acción Nacional (PRIAN), y el economista Rafael Correa, del movimiento Alianza País.

El sucesor de Palacio deberá asumir el mando el 15 de enero de 2007.

Más de 3.000 observadores entre locales e internacionales vigilaron el proceso en Ecuador, entre ellos, la Organización de Estados Americanos (OEA).

El jefe de la misión de la OEA, el ex canciller Rafael Bielsa, no estuvo en las elecciones al ser llamado a Washington por la organización. Correa lo cuestionaba.