Bonos de Conaprole se podrán comprar desde U$S 1.000.

Con el objetivo de diversificar su cartera de créditos, Conaprole presentó ayer la tercera serie de obligaciones negociables que ofrece al mercado desde 2006 a la fecha.

El producto financiero que la láctea lanzará a la plaza a mediados del mes próximo se denomina «Conahorro» y su blanco es el ahorrista mediano capaz de colocar entre U$S 1.000 y U$S 100.000 en títulos de deuda.

Calificados por sus promotores como «certificados de inversión», estos títulos forman parte de una emisión global de deuda por U$S 100.000.000 que la cooperativa láctea ofrecerá al mercado en el curso de cinco años.

«Queremos diversificar nuestras fuentes de financiamiento, así que resolvimos realizar este tipo de propuestas», aseguró a Ultimas Noticias el presidente de Conaprole, Roberto Panizza.

«Y apelamos a este tipo de inversor, para que estos ahorristas también se sientan involucrados con Conaprole», agregó.

Antecedentes

Conaprole no es nueva en la rueda bursátil de Rincón y Misiones, ya que mantiene una presencia operativa desde hace más de un lustro. La cooperativa láctea resolvió en 2003 salir al mercado de capitales, a buscar un financiamiento alternativo al de los bancos.

«Esa decisión nos llevó a enfrentar una etapa de preparación para salir al mercado de capitales, adecuando los sistemas de información a los requerimientos de los inversores», explicó el gerente financiero de Conaprole, José Luis Rial.

«Este período culminó en junio de 2006, cuando realizamos el lanzamiento de la primera serie de obligaciones negociables por U$S 5.000.000, y entonces logramos una demanda de U$S 60.000.000, lo que dio un prorrateo del 8%», dijo.

«Aquella experiencia nos alentó, porque muchos potenciales inversores quedaron fuera de un negocio en el que estaban interesados, y nos decidió a emitir una segunda serie de obligaciones negociables», sostuvo.

Explicó que la cooperativa no previó que aquella serie fuera concentrada por unos pocos inversores, lo que retrajo su presencia en el mercado, extremo que la empresa cuidó con esta tercera emisión.

Esta nueva serie tendrá una emisión global por U$S 100.000.000, realizada a lo largo de cinco años, con una emisión anual de U$S 20.000.000, con lanzamientos trimestrales que pueden variar en los plazos ya que se previeron papeles a un año y a medio año.

Cada una de las emisiones de la serie llevará por denominación la cantidad de meses de vigencia de la obligación y la fecha de vencimiento. «Como la serie del mes próximo será lanzada el 20 de setiembre de 2009 y a un año de plaza, la denominación será ’12 m 20 de agosto de 2010′».

INTERÉS DEL 4%

La moneda de denominación de estos certificados serán dólares estadounidenses, pagarán una tasa anual del 4%, con la opción de que podrán ser cancelados a los seis meses de la emisión.

Para evitar los problemas que la cooperativa enfrentó en la segunda serie, estos papeles tienen algunas limitaciones destinadas a evitar el acaparamiento de inversores institucionales.

«Queremos ofrecer a las familias uruguayas una opción de ahorro, y en consecuencia el monto mínimo de inversión será de U$S 1.000 y el máximo será de U$S 100.000», dijo.

Los papeles están a disposición de los tomadores desde el 1º de setiembre, y desde el punto de vista impositivo hay que pagar un 12% de los intereses, aunque sin necesidad de realizar declaración de impuestos.

La compra de estos papeles será por la ventanilla del Banco República, con títulos escriturales, pero su posterior comercialización a terceros interesados puede realizarse a través de los corredores de la Bolsa de Valores de Montevideo o mediante el Banco República y Conaprole.