Bonos locales alcanzaron niveles anteriores a la caída de Lehman.

POR FEDERICO COMESAÑA DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

La mayor propensión al riesgo de los inversores internacionales incentivada por datos auspiciosos en torno a los principales mercados bursátiles y perspectivas más alentadoras en torno al desempeño de las grandes economías emergentes, impulsaron la recuperación de los títulos de deuda pública locales a niveles de precio anteriores a la globalización de la crisis financiera.
En las últimas 13 jornadas, los bonos uruguayos se revaluaron 7,1% en promedio, alcanzando los 99,5 puntos en el índice Bvmbg elaborado por la Bolsa de Valores de Montevideo (BVM), que recoge la evolución de los principales títulos emitidos por el gobierno local en moneda estadounidense que cotizan en el mercado internacional.

Este registro no era alcanzado por los títulos locales desde el 10 de setiembre, cinco días antes de que Lehman Brothers se declarara en bancarrota y desatara las mayores caídas de la historia de Wall Street, contagiando a los mercados emergentes y dando fin a un ciclo de cinco años de expansión en el precio de las materias primas.

Respecto al mínimo registrado por el indicador el 27 de octubre de 2008, de 65,6 puntos básicos, el índice Bvmbg creció 51,7% hasta la última jornada. “Sin ninguna duda el que está impulsando la suba de los bonos es el mercado accionario de Estados Unidos, que está marcando la tendencia y despertando el apetito de los inversores por activos de mayor riesgo”, dijo a El Observador el analista Andrés Escardó de Rospide Sociedad de Bolsa.

De acuerdo al analista, los bonos uruguayos crecieron aun por encima de los títulos brasileños, con los cuales se encuentran íntimamente vinculados a los ojos de los inversores. En un escenario en que los agentes aferrados a la seguridad del dólar y los bonos del Tesoro de EEUU deciden abandonar sus refugios y volcarse nuevamente al riesgo de los títulos de emergentes, el mayor rendimiento de los activos uruguayos genera un importante nivel de demanda.

Según Escardó, la menor calificación de los bonos uruguayos respecto a los brasileños agrega un atractivo extra a los primeros debido a que arrojan rendimientos mayores. Esto además es potenciado por la falta de liquidez de los títulos locales que genera fácilmente un exceso de demanda que impulsa sus precios en el mercado.

Buenas nuevas. Las noticias conocidas en las últimas dos semanas en los mercados mundiales llevaron a que el índice Dow Jones de la Bolsa de Nueva York aumentara 7,6% en los últimos 13 días, acumulando una suba de 30% con relación al cierre del 9 de marzo.

Los beneficios registrados en el primer trimestre del año por las principales instituciones bancarias de EEUU y, más recientemente, los resultados más favorables de lo esperado de los “test de estrés” financiero efectuados por las autoridades estadounidenses, llevaron a un repunte de la inversión.

“En los últimos días cambió fuertemente la tendencia” de los bonos locales, señaló el analista Javier Gómez de Ficus Capital. “Por un lado, los que habían generado la depresión de los precios –los hasta ahora vendedores– ya no tienen tanta necesidad de vender y los inversores que estaban mirando el mercado desde afuera se metieron de lleno, lo que genera que se exacerben los precios”.

El bono uruguayo nominado en dólares con vencimiento en el año 2036 y una tasa de 7,625% anual sobre el cupón, cerró la semana a 91,9% de su valor nominal, mientras que el 1º de marzo finalizó la jornada a 81,3%.

PERSPECTIVAS. Aún cuando la trayectoria alcista de los títulos locales se sostuvo durante los últimos 13 días, los analistas consultados consideran que para lo que resta del año todavía hay sucesos que podrían afectar a la baja el precio de los bonos uruguayos.

Según Escardó “la volatilidad todavía está presente en el mercado”. Si bien hay un “exceso de optimismo” por parte de los inversores, “aún no está todo dicho” y antes de que la economía estadounidense se recupere puede haber nuevas malas noticias.

Al mismo tiempo, sostuvo que las elecciones en Uruguay pueden constituir un factor de riesgo para la estabilidad en el precio de los bonos o la sustentabilidad de su recuperación.

Por su parte, Javier Gómez señaló que aunque “todo parece ser que la tendencia es bastante firme”, no es posible saber si los mayores precios podrán mantenerse. “Nuestra recomendación es ser cautelosos”, explicó.

De todas formas, identificó como un posible factor “que puede condicionar” el precio de los bonos “que el gobierno finalmente pueda hacer la emisión que el mercado está esperando” y que un aumento de la oferta de títulos locales “pueda llegar a bajar un poco el precio”.