Bonos uruguayos mantienen fuerte tendencia al alza.

Los indicadores de riesgo país han bajado sensiblemente desde el pasado jueves, tras haber superado la barrera de los 900 puntos días atrás.

El cierre en el día de ayer del indicador medido por República Afap se ubicaba en 648 puntos (a 711 había cerrado el viernes), mientras que el de la Bolsa Electrónica de valores llegaba a 680 puntos, contra un cierre de 769 del pasado viernes.

La demanda por bonos uruguayos nominados en dólares parece estar volviendo por lo atractivo de los precios, lo que les otorga un alto rendimiento en dólares. En el caso del Global 2033 ayer subía 11% para cerrar en 73,5% de su valor nominal, el 2022 se incrementaba en 2% (con un cierre del 75% en valor nominal) y el 2036 con un incremento del 13%.

Se está observando también un desprendimiento de los bonos en euros, esto atado quizás a una caída constante en el valor de la moneda europa, la cual se acentuará cuando bajen los tipos de interés en esa zona, que ya fue declarada en recesión.

Por otra parte no existe demanda por papeles en Unidades Indexadas en un momento en que el dólar se sigue fortaleciendo a nivel local y regional.

Ayer el dólar volvió a subir en Uruguay. El incremento fue de 0,4%, cotizado a 23,24 unidades por dólar en el mercado interbancario, en base a promedios de las operaciones en la bolsa electrónica, contra 23,150 el viernes. En la pizarra al público, la moneda estadounidense ssubió 10 centésimos en la compra, ubicándose en 22,90, y 15 centésimos para la venta, quedando en 23,60.

Las operaciones alcanzaron un volumen muy escaso, de tan sólo 4,6 millones de dólares, sin participación del Banco Central. El próximo nivel de resistencia estaría en los $ 24. En lo que va del año, el dólar ha subido 7,28%, estando la suba concentrada en setiembre y octubre.

Los vaivenes del dólar en Urugauy están muy ligados a lo que acontece en Brasil, donde la moneda norteamericana aún no encuentra un punto de equilibrio. Ayer volvió a subir 0,41% con relación al cierre del viernes, siendo negociado a 2,167 reales. En octubre, el dólar subió en Brasil 11,77%. La no intervención del Banco Central brasileño en el mercado de cambios, estaría mostrando que Brasil está «cómodo» con un dólar en el entorno de 2,20 reales, lo que ayudaría a mejorar sus exportaciones y frenar las importaciones en un contexto mundial para 2009 lleno de competencia de precios y proteccionismo.

No obstante, la bolsa de San Pablo logró un leve avance de 2,7%.

Gran parte de este impulso fue por la noticia de la fusión de dos de los principales bancos brasileños, Itaú y Unibanco.

Las acciones preferenciales del Itaú subieron 14,39% y las del Unibanco 9,17%.

Los papeles de Itaú y de Unibanco habían registrado fuertes pérdidas en el último mes en la Bolsa de San Pablo en medio del desplome de los mercados.

Prudencia y espera
Las bolsas mundiales se mantuvieron prudentes el lunes, mientras los inversionistas aguardaban nerviosos la elección presidencial de hoy en Estados Unidos, considerada decisiva para frenar la crisis financiera.

Los mercados europeos operaron al alza en las primeras horas, aprovechando las fuertes ganancias en Asia, pero luego cayeron tras una apertura impasible de Wall Street, antes de mejorar una vez más. Wall Street cerró con una leve pérdida de 0,32%.

«Los mercados permanecen temblorosos y los temores de una recesión global alimentan la incertidumbre», dijo el analista Valentin Marinov, de Dresdner Kleinwort.

Marinov añadió que el esperado recorte de las tasas de interés del Banco Central Europeo el próximo jueves podría infundir seguridad a los inversionistas.