Bordaberry y Blanco procesados

Una hora después Blanco estaba otra vez en Cárcel Central, como hace tres años cuando cumplió prisión preventiva por la muerte de Elena Quinteros.

Al mismo tiempo, la Policía se dirigía al domicilio de Bordaberry, en avenida Libertador y Uruguay, pero corrió diferente suerte.

Pasada la hora 22 el ex presidente no había podido ser detenido. El Comando de la Dirección de Investigaciones que recibió de parte del juez el encargo de trasladar a los imputados a dependencias de la Jefatura de Policía de Montevideo, negociaba con Bordaberry y su familia, que insistía en que se le dejara pasar la noche en su casa para ser conducido a primera hora del día de hoy directamente a la sede judicial.

Horas antes había corrido un rumor de que se encontraba en Durazno, en la estancia «El Baquiano», ubicada en el kilómetro 221 de la ruta 5, a 40 kilómetros de la capital departamental.

El juez Timbal tomó sorpresivamente la decisión de procesarlos. La última semana había estado ocupado en el turno penal. Desde que comenzó a correr el plazo de 45 días para resolver, no había comentado con nadie lo que pensaba hacer.

Incluso ayer en el Juzgado nadie sospechó que la espera había llegado a su fin.

Timbal se retiró a la hora 17.30 sin comentar con nadie el fallo con el cual dio marcha atrás en la decisión que había tomado en septiembre de 2005 de no procesarlos, como había pedido la fiscal Mirtha Guianze.

RESERVA. Tras abandonar el Juzgado, se dirigió a la Suprema Corte de Justicia (SCJ) para comunicarle al director de la oficina de prensa de la corporación, Raúl Oxandabarat, que había tomado la decisión de procesarlos, pero no le dio detalles de los delitos por los cuales los procesaba, ni le informó que había ordenado detenerlos.

Lo único que le aclaró fue que en el día de hoy notificará a los defensores y a la fiscal María del Huerto Martínez, quien actualmente subroga a Guianze (interinamente fiscal de Corte). Le informó que recién luego de que eso ocurra hará público el auto de procesamiento con los argumentos, por los cuales entendió que ahora debían ser procesados, contrariamente a lo que opinó un año atrás.

Después de que dejó la Corte, el juez hizo lo posible para no ser consultado sobre su decisión. La noticia sorprendió tanto a la fiscal Martínez como a los abogados denunciantes del caso, que se enteraron por la televisión.

Los defensores conocieron la noticia por los propios procesados. Cuando el subcomisario se presentó en la casa de Blanco para detenerlo, el ex canciller llamó a su abogado Carlos Curbelo Tammaro y le comunicó que estaba siendo detenido. Gastón Chaves y Diego Viana, abogados de Bordaberry, también lo supieron enseguida.

No obstante, hasta hoy que serán notificados, no tomarán contacto con sus defendidos. Una vez que sean informados formalmente comenzará a correr el plazo para que puedan apelar el procesamiento.