Botnia pagará alambradas y casetas para los militares

Botnia deberá construir por su cuenta un tejido de alambre de más de dos metros de alto y casetas de seguridad a lo largo del perímetro que rodea la propiedad de unas 550 hectáreas y, si bien aún no está definido, podría costear también el traslado, los gastos de logística y la alimentación de los efectivos militares que, según informó ayer el ministro del Interior José Díaz, serán pocos y no tendrán desplazamientos por el perímetro.

El decreto, cuestionado desde Argentina por el propio presidente Néstor Kirchner y en Uruguay por algunos dirigentes de la oposición como el ex presidente nacionalista Luis Alberto Lacalle, establece que el Ejército “colaborarᔠcon el Ministerio del Interior en la seguridad de Botnia, aunque seguirá siendo la Policía la responsable de todo el operativo. “Ella administrará y dirigirá la operación”, explicó Díaz.

El escrito establece que la Prefectura Naval se encargará de la seguridad en el puerto de Botnia y 150 metros dentro de la instalación industrial.

En el resto de la planta de celulosa la seguridad seguirá siendo responsabilidad de la empresa y el servicio policial que esta contrata bajo el régimen 222 y que vigila la cerca perimetral que rodea la planta.


Coordinación. Los militares estarán apostados en el nuevo cerco exterior alejados de la planta. El ministro Díaz no confirmó si estarán armados pero estimó, aunque “falta coordinar estos aspectos”, que ante cualquier intento de ingreso ilegal “darán cuenta a la Policía”.

El decreto firmado por Vázquez no establece desde cuándo estarán los efectivos del Ejército custodiando la propiedad de Botnia ni por cuánto tiempo. Díaz expresó que entrarán en funciones en un par de semanas o más, dependiendo del tiempo que la empresa demore en levantar el nuevo cerco y construir las casetas de seguridad, pero aseguró que “toda colaboración de las Fuerzas Armadas con la Policía siempre tiene el carácter de provisoria; nunca es definitiva”.

Respecto a las razones que llevaron a adoptar esta medida, Díaz expresó que había “elementos objetivos” que se debían “tener en cuenta” y aseguró que existe una situación “realmente complicada y compleja”.

“Creemos que no vamos a tener ningún problema pero, como en la salud, más vale prevenir que tener que curar interviniendo o soportando hechos, que nos corresponde evitar”, expresó.