Botnia suspende sus obras y allana el camino a solución

Finalmente, Botnia dio la señal que los gobiernos de Tabaré Vázquez y Néstor Kirchner estaban esperando y allanó el camino para la reunión que el próximo miércoles en Anchorena mantendrán los presidentes.

En un escueto comunicado, la empresa finlandesa informó que «con el propósito de contribuir a abrir un espacio de diálogo entre las repúblicas de Uruguay y Argentina y haciéndose eco de la exhortación hecha por los presidentes Tabaré Vázquez y Néstor Kirchner, suspenderá durante un período máximo de noventa (90) días los trabajos de instalación de la planta de celulosa que actualmente levanta en la ciudad de Fray Bentos».

El texto añade que «el gobierno uruguayo ha informado que en el lapso antes señalado, ambos países analizarán el impacto ambiental que tales obras efectivamente generen en la región. A tal fin, la empresa brindará toda la información que sea necesaria para dilucidar las dudas que pudieran existir al respecto y garantizar las correctas condiciones de operatividad y control de las plantas».

La Asamblea Ambiental de Gualeguaychú recibió con beneplácito la noticia. El dirigente Pedro Pavón afirmó que «esto descomprime todo y abre un espacio de diálogo muy importante».

Sin embargo las protestas contra las plantas continuarán. La Asamblea convocó a un apagón total y cacerolazo en Gualeguaychú mañana por la noche, como vigilia de la reunión entre los presidentes.

Con esta noticia queda firme la reunión presidencial en Colonia que pese a haber sido anunciada el pasado jueves por el propio secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, había sido puesta en duda desde Argentina hasta tanto no se confirmara la suspensión de las obras. En el caso de la española Ence, solo se conoce hasta ahora el comunicado que difundió la semana pasada en el que se puso a «disposición del gobierno uruguayo» para «atender los requerimientos» que se le soliciten.

Igualmente Ence no ha iniciado trabajos concretos de construcción de su planta y por ahora lo realizado se limita a remoción de tierra.

LA PREVIA

Mañana el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, y el jefe de gabinete argentino, Alberto Fernández, se reunirán en Argentina para comenzar a definir la fórmula que destrabe el conflicto bilateral y que será analizada el miércoles en horas de la mañana en Anchorena.

Fuentes del gobierno indicaron que los presidentes Vázquez y Kirchner podrán definir la conformación de una comisión con técnicos de Argentina, Uruguay y el extranjero a efectos de que realicen un informe sobre el impacto medioambiental en un plazo menor a los 90 días.

Si en función del resultado de dicho trabajo los gobiernos llegan a un acuerdo definitivo, el mismo será anunciado en una proxima cumbre presidencial a realizarse en Mar del Plata. También trascendió en las últimas horas que sobre la mesa de los presidentes también estará la auditoría de la ombudsman del Banco Mundial, Meg Tylor, sobre el impacto de las papeleras. El documento que circula en la Casa Rosada fue publicado el viernes en Washington y resulta favorable a la posición argentina.

La auditoria indica que «la dirigencia debida de la Corporación Financiera Internacional (CFI) para asegurarse de que los estudios de impacto ambientales fueran completos en todos los aspectos materiales, ante de la divulgación, fue inadecuada y no cumplió con la política de divulgación de la organización, lo cual resultó en la divulgación de estudios ambientales que no estaban completos». Agrega que «los procedimientos de la Corporación Financiera no son lo bastante rigurosos o fuertes como para apoyar las conclusiones de estudio de impacto ambiental».

SUNCA NO SABE NADA

El Sindicato Único de la Construcción y Afines (Sunca) solicitará en la mañana de hoy una reunión con autoridades del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (Mtss), a efectos de conocer cuál es la situación en que quedan los trabajadores de Botnia tras la decisión de la empresa de paralizar por un plazo de hasta 90 días las obras.

El dirigente Carlos Rossi dijo a Ultimas Noticias que el Sunca no tenía conocimiento de la decisión de Botnia, a pesar de que el gremio reclamó en varias oportunidades la creación de un ámbito en el Mtss para seguir de cerca las negociaciones con Argentina. Rossi informó que, ante este anuncio, el Sunca se comunicará a primera hora de hoy con la Cámara Uruguaya de la Construcción y las autoridades del Mtss, «para saber en qué términos se da el acuerdo con el gobierno y cómo quedan los 1.500 trabajadores afectados a la obra».

El dirigente señaló que la gremial sigue «con preocupación» este tema, ya que «son cientos» las fuentes de trabajo en juego. «Queremos garantías para que los trabajadores no queden desprotegidos durante el tiempo en que se suspendan las obras», precisó.