BPS eleva proyecto para cambiar sistema de afiliaciones mutuales.

POR PATRICIA MADRID DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

El Banco de Previsión Social (BPS) presentó la semana pasada ante la Junta Nacional de Salud (Junasa) las bases de lo que será el nuevo sistema de afiliaciones mutuales para los afiliados por el Fondo Nacional de Salud (Fonasa), en el marco del Sistema Nacional Integrado de Salud.
Con el nuevo diseño –cuyo objetivo principal es minimizar la práctica de la intermediación lucrativa– se propone que sea el BPS el que afilie al trabajador a una institución de salud inmediatamente después que el empleador le dé el alta en el organismo.

Así lo informaron a El Observador altas fuentes del BPS, quienes señalaron que el usuario va a disponer de un plazo para cambiar su afiliación mutual a través de Abitab o RedPagos. Se prevé también que en dichos locales de cobro, los usuarios puedan concretar su cambio de mutualista cada vez que el MSP resuelva abrir el “corralito sanitario”.

El vicepresidente del BPS, Heber Galli, confirmó a El Observador que se está trabajando sobre este nuevo diseño, aunque el jerarca se excusó de hacer mayores comentarios por entender que aún se está en la etapa de discusión del proyecto.

El nuevo sistema de afiliaciones proyectado, y que está a consideración de los técnicos de la Junasa, funciona de la siguiente manera: un trabajador firma un contrato de trabajo, y el empleador inmediatamente le da de alta en el organismo previsional.

Frente a ello, el BPS verifica si el trabajador está o no afiliado a un prestador de salud. Y allí existen dos posibilidades. En caso de que el trabajador ya sea usuario de una institución de salud, el BPS envía la información vía electrónica a dicho prestador y evita así que el usuario deba realizar el trámite personalmente. Pero en caso de que no cuente con un prestador de salud, el BPS lo enviará de oficio a uno.

Si el trabajador ya tenía prestador de salud pero estuvo más de 120 días sin trabajo, dispondrá de un plazo estipulado por el BPS (cerca de 60 días) para elegir la institución de salud en la que quiera atenderse. Para ello deberá concurrir a los locales de pago Abitab o Red Pagos.

Igual trámite ante estos locales deberán hacer los padres que quieran cambiar la afiliación de sus hijos, ya que éstos al nacer quedan registrados como usuarios de la institución a la que es afiliada la madre.

En una entrevista concedida a El Observador en diciembre el director general de Salud y presidente de la Junasa, Jorge Basso, había adelantado la creación de este nuevo sistema. Según Basso, tras una evaluación realizada entre técnicos del BPS y del Ministerio de Salud Pública (MSP) se llegó a la conclusión de que la intermediación lucrativa “no va a desaparecer”, y por ello “la estrategia debe apuntar a minimizarla”.

A fines de 2008, Basso indicó que la idea sobre la cual se estaba trabajando era que cada trabajador hiciera la elección de su prestador de salud al firmar un contrato de trabajo formal, y que fuera el departamento de recursos humanos del empleador el que gestionase la afiliación mutual.

Es que, según señaló el jerarca en aquella oportunidad, “cuando se ingresa a un nuevo trabajo, la persona tiene hasta 90 días para tomar la decisión de elegir una institución de salud; y por ahí es cuando la intermediación lucrativa juega”.

Pero el diseño presentado por el BPS, según indicaron las fuentes consultadas, tiene algunas “variaciones” que no solo le dan mayores garantías a los usuarios sino también a los empleadores y a los prestadores de salud.