Brasil anunció que apoyará a la Argentina en tratativas con FMI

En el encuentro, que sirvió además para conmemorar los 20 años de la «Declaración de Iguazú» que marcó el inicio de la integración comercial entre ambos países, Argentina recibió de Brasil un fuerte apoyo para sus negociaciones con los organismos internacionales de crédito.

Kirchner calificó a la cumbre como un «hito» en las relaciones entre ambos países. Lula aseguró que este vínculo está «más fuerte que nunca».

Los mandatarios acordaron que sus países abogarán conjuntamente ante los organismos de crédito, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), para evitar la imposición de condiciones que afecten el desarrollo conjunto. Esta medida es especialmente favorable a Argentina, cuyo relacionamiento con esas instituciones ha sido objeto de constantes tensiones.

«Apoyamos a la Argentina en su negociación con el FMI para preservar su crecimiento industrial y económico», sostuvo Lula durante una conferencia de prensa conjunta posterior a la reunión. «Cuanto más fuerte sea Argentina, más fuerte será Brasil y viceversa. Y así todos los países del Mercosur», agregó.

El 30 de noviembre de 1985, los entonces presidentes de Argentina y Brasil, Raúl Alfonsín y José Sarney, respectivamente, firmaron el Acta de Iguazú considerado el embrión de lo que seis años después sería el Mercosur, integrado por ambos países más Paraguay y Uruguay.

Los actuales mandatarios destacaron el «acto de coraje» y la «visión de estadistas» de sus predecesores por aquella instancia.

ACUERDOS. Durante una reunión de unas dos horas en la que los mandatarios estuvieron acompañados por sus cancilleres y otros colaboradores, Kirchner y Lula pasaron revista a la relación bilateral y la situación política regional. Posteriormente firmaron el documento «Compromiso de Puerto Iguazú: Desarrollo, Justicia e Integración», además de una veintena de acuerdos comerciales.

Sin embargo, entre los acuerdos firmados no se incluyó una «cláusula de adaptación competitiva» por la que Argentina quería proteger por un plazo determinado a algunos sectores de su industria sensibles a la competencia brasileña. Estas asimetrías comerciales, ligadas a un dispar crecimiento industrial y económico, se han producido durante los últimos veinte años provocando no pocos conflictos entre ambos países.

Fuentes diplomáticas argentinas minimizaron la ausencia de acuerdos en este punto atribuyendolos a «cuestiones técnicas». Ambos mandatarios acordaron instrumentar soluciones para este tema que resolvieron ya tener definido al 31 de enero de 2006, cuando las asimetrías comerciales vuelvan a ser tratadas en una nueva reunión bilateral cuya sede aún no fue anunciada.

GASODUCTO. En el plano práctico, la declaración da un impulso a «continuar los estudios para construir, conjuntamente con Venezuela, un gasoducto que una a los tres países y a otros de América del Sur».

Para este objetivo se fijó al 5 de diciembre una reunión en Caracas entre las delegaciones técnicas de Argentina, Brasil y Venezuela.

Venezuela puede pasar a integrar el Mercosur como miembro pleno durante la reunión del bloque comercial en Montevideo del 9 de diciembre.

La veintena de tratados comerciales firmados conformaron un amplio abanico de acuerdos que van desde la cooperación nuclear a la enseñanza de español y portugués en la zonas fronterizas.