Brasil dispuesto a apoyar a BROU para crear un banco de inversión.

Hoy en Montevideo el Banco de Desarrollo Económico y Social (Bndes), la entidad de fomento del gobierno brasileño, abre su primera representación en el exterior con el propósito de financiar proyectos de largo plazo, tanto públicos como privados, básicamente en el área de infraestructura, así como también la creación de joint ventures entre empresas de los dos países.

A la vez, mantiene conversaciones con el Banco República con el propósito de financiar la creación de un banco estatal de inversión en Uruguay.

«De los países hermanos, Uruguay es el más hermano», aseguró ayer el vicepresidente del Bndes, Armando Mariante, al explicar que «no fue difícil» elegir al país para hacer la primera incursión en el exterior, la que será seguida en noviembre por la apertura de una oficina en Londres.

Si bien el objetivo primario del Bndes será financiar proyectos en los que participen los gobiernos o empresas de ambos países, Mariante reveló que se mantienen conversaciones con el Banco República (BROU) «para replicar» la «experiencia exitosa» de la entidad brasileña en la participación accionaria de empresas privadas «con potencial» de desarrollo.

El funcionario explicó que el propio presidente del BROU, Fernando Calloia, analizó el tema en Brasil con autoridades del Bndes, tras lo cual una misión del banco estatal uruguayo viajó a ese país en busca de asesoramiento.

PROYECTO. «Estamos en la etapa de estudio de mercado. Parecen haber condiciones para crear un banco de inversión y que sea exitoso, pero aún no está definido», respondió Calloia a El País al ser consultado sobre el asunto.

«Aprobamos contratos para hacer una investigación de mercado y vamos a realizar un seminario de mercado de capitales y banca de inversión», agregó . El seminario «Desarrollo del Mercado de Capitales y Banca de Inversión: Experiencias Latinoamericanas» se llevará a cabo en Montevideo el 9 y el 10 de septiembre.

Calloia agregó que además del Bndes, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Corporación Andina de Fomento «se mostraron interesados en fondear este banco. Es un tema a discutir, si sería fondeo sólo del BROU o si sería un banco con participación de algunas de estas instituciones o con capital abierto a inversores».

El presidente del BROU justificó la creación de un banco de inversión en que por una parte éste «tiene una operativa comercial tradicional, capta depósitos, da créditos. Pero es poco lo que puede hacer para financiar la inversión. Por su parte, los ahorristas o gente que tiene capital lo aplican en bancos a corto plazo o lo colocan en el exterior y se pierden oportunidades atractivas para financiar en Uruguay».

Calloia recordó que últimamente el país ha recibido un flujo «muy importante» de inversiones «que no podemos financiar, porque tienen un capital muy amplio».

Como ejemplo puso la instalación de Botnia «que ha sido el proyecto más grande, pero están Marfrig, (los brasileños de Camil Alimentos) en Saman. Son empresas que en sus países cotizan en Bolsa o emiten obligaciones negociables porque no hay banco de inversión (en Uruguay) que pueda aportarles financiamiento».

Agregó que por otro lado «han surgido inversiones financieras, grupos argentinos que están produciendo en Uruguay y nosotros estamos al margen de todo ese financiamiento».

Según Calloia también hay muchas empresas de carácter tecnológico que están haciendo proyectos interesantes, «pero no hay en el BROU posibilidades de invertir capital de riesgo», ante lo cual resaltó que «el banco (de inversión) podría viabilizar todo este tipo de inversiones».

Por su parte, Mariante explicó que la «principal fuente de ganancias» del Bndes es justamente la participación accionaria de la entidad en empresas privadas y sostuvo que en opinión del BROU, tras la crisis de 2002 «se abrió un espacio muy grande para ampliar el mercado de capitales» local.

El funcionario brasileño dijo que el Bndes, el Banco do Brasil -que también retorna a Uruguay, de lo que se da cuenta en esta misma página- y el BROU tienen la posibilidad de «complementarse naturalmente».

FINANCIAMIENTO. El Bndes ya tiene experiencia en el financiamiento de proyectos en Uruguay y ha otorgado préstamos por alrededor de US$ 100 millones. Esos fondos apoyaron inversiones de Aguas de Maldonado, Cutcsa, Montevideo Gas y Punta del Tigre, entre otras.

Mariante reveló que actualmente la entidad tiene bajo análisis iniciativas presentadas tanto por empresas públicas uruguayas como del sector privado. El monto de las mismas es de unos US$ 65 millones

Aunque no especificó concretamente el monto de cada uno de los proyectos, admitió que son para ampliar saneamiento, la interconexión eléctrica de Uruguay y Brasil y de fabricación de auto partes.

Si bien su cometido principal es el apoyo a proyectos de infraestructura que sustenten la integración, Mariante aseguró que la entidad está en condiciones de financiar iniciativas de conservación del medio ambiente, dado que gestiona el denominado Fondo Amazónico, provisto por recursos internacionales, que puede operar tanto en Brasil como en el exterior.

INAUGURACIÓN. Tras recibir ayer la autorización del Banco Central para operar en el país, hoy se inaugurarán formalmente las oficinas del Bndes.

El acto contará con la presencia del vicepresidente, Rodolfo Nin Novoa y de los ministros de Economía e Industria, Álvaro García y Daniel Martínez. Del lado brasileño estarán el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Miguel Jorge, los presidentes del Bndes, Luciano Coutinho, y del Banco do Brasil, Aldemir Bendini, el embajador de Brasil en Montevideo, José Felicio, Mariante, y el vicepresidente de Negocios Internacionales del Banco do Brasil, Allan Simões Toledo.