Brasil ganó la batalla contra los subsidios de EE.UU.

Los subsidios a los agricultores estadounidenses de algodón son injustos para los productores de Brasil, dijo la Organización Mundial de Comercio (OMC), en una decisión que podría desembocar en una serie de demandas sobre otros productos por parte de naciones en desarrollo.

“Estamos súper satisfechos, y contentos, el documento confirmó nuestras expectativas”, dijo Clodoaldo Hugueney, Secretario de Asuntos Económicos de la Cancillería de Brasil. El diplomático no ofreció otros detalles de la decisión.

Este fallo ratifica uno anterior sin precedentes, que fue emitido por un panel de tres miembros y que determinó en abril pasado que los subsidios de Washington al algodón llevaron a una baja artificial de los precios en perjuicio de los cultivadores de países en desarrollo.

Hace más de dos años, Brasil pidió la formación del panel alegando que Estados Unidos mantiene su segundo lugar en la producción mundial sólo porque el gobierno pagó 12.470 millones de dólares en subsidios a los cultivadores estadounidenses entre agosto del 1999 y julio del 2003.

El Gobierno de Washington, a través del Representante comercial Robert Zoellick, anunció en abril ante el Congreso de ese país que apelarán el fallo, en un proceso que puede demorar años. Los congresistas de Estados Unidos son quienes aprueban los subsidios.

Brasil es el quinto productor mundial de algodón y Estados Unidos el segundo, después de China.

“Tenemos serias preocupaciones con aspectos del reporte final del panel y después que los revisemos cuidadosamente, apelaremos”, dijo un comunicado de la oficina de Zoellick.

Poco antes de conocer el fallo, el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva afirmó en un discurso en Brasilia que se siguió el proceso como “si estuviéramos esperando una final de la copa mundial de fútbol y añadió que una decisión positiva repercutiría favorablemente en otros productos básicos.

El fallo “es una llamada de atención para que los países ricos cambien la forma en que han gerenciado y manipulado las reglas del comercio internacional en beneficio propio por años”, dijo en un comunicado Celine Charveriat, vocera del no gubernamental Oxfam Internacional.