Brasil impone licencia previa y traba las ventas de Uruguay.

Brasil anunció ayer que el Departamento de Comercio Exterior comenzará a exigir licencias previas de importación para productos de 24 capítulos de la nomenclatura común del Mercosur con el fin de revertir la caída de las exportaciones y la crisis que vive la industria nacional.

En el gobierno esto cayó como balde de agua fría luego que Brasil había apoyado la posición de Uruguay de que la crisis no llevara a trabas en el comercio entre los países del Mercosur, expresada en el Consejo de Mercado Común extraordinario del 27 de octubre pasado.

«Brasil acompañó la posición de Uruguay; evidentemente algo cambió», indicó un funcionario que sigue de cerca los asuntos del bloque.

Además de la barrera no arancelaria a los productos uruguayos (y del resto del mundo), la medida «genera incertidumbres bastante grandes sobre la posibilidad de negocios en el Mercosur», admitieron con preocupación fuentes del gobierno.

Para los empresarios la medida traba aún más el comercio en un contexto de caída en la demanda de productos y de pérdida de competitividad.

MEDIDA. La medida implica que los empresarios brasileños que deseen comprar productos de Uruguay deberán solicitar licencias de importación previa que pueden demorarse hasta 60 días en obtenerse de parte de la Secretaría de Comercio Exterior, lo que de antemano «restringe el comercio», dijeron fuentes empresariales a El País.

El plazo legal de la licencia previa es de 60 días, lo que en los hechos genera una traba burocrática para el comercio.

Los sectores que abarca son plásticos, cereales, textiles, bienes de capital como máquinas y aparatos eléctricos; autopartes, automóviles, instrumentos quirúrgicos y de óptica, entre otros.

Si la medida afectara a todos los productos comprendidos en esos 24 capítulos estaría impactando en el 36% de las exportaciones uruguayas a Brasil, según un análisis primario del gobierno.

Brasil es el principal destino de las exportaciones de Uruguay. Hacia ese país se dirige el 16,6% de las ventas uruguayas. En todo 2008 Uruguay exportó a Brasil US$ 1.002 millones, 33,4% más que en 2007 en que envió US$ 751 millones, según Uruguay XXI.

Entre los productos que se exportan están el trigo, plásticos, textiles, maltas, cebada, caucho.

CONTACTOS. Horas más tarde de conocerse la noticia publicada ayer por el diario Folha de Sao Paulo, tanto desde el ámbito privado como del gobierno comenzaron los contactos para conocer el impacto.

La Cancillería se comunicó con la embajada en Brasil desde donde le enviaron la nueva normativa que comenzó a analizarse en la Dirección General del Mercosur y de Asuntos Económicos.

El director general de secretaría del Ministerio de Relaciones Exteriores, Nelson Fernández, dijo a El País que en el correr del día hoy se van a «tener claros los posibles efectos y los cursos de acción». De todas formas aclaró que «las licencias no están prohibidas» dentro del Mercosur pero que se analizará la norma.

Otras fuentes señalaron que no está claro si la medida afecta a todos los productos de cada capítulo y si el plazo de 60 días es el máximo o en la práctica la traba pueda ser menor.

La Unión de Exportadores envió una nota ayer a la Cancillería solicitándoles que realicen «alguna gestión para que se exceptúe a los países del Mercosur» de la medida porque esto representa «una nueva traba para el comercio que ya está afectado por la baja de precios internacionales y del dólar», dijo a El País el presidente de la Unión de Exportadores, Alejandro Bzurovsky. «Esto ya se hizo anteriormente y afectó a las exportaciones», agregó.

La Cámara de Comercio Uruguay-Brasil pidió una entrevista con el embajador de Brasil en Uruguay ya que consideran que la medida no sólo podría tener un efecto sobre las exportaciones, sino sobre los inversores interesados en radicar proyectos en Uruguay para luego vender a Brasil, dijo a El País el presidente de la gremial, Emilio Ponfilio.

Consultado por El País, el embajador de Brasil, José Felicio, no quiso hacer comentarios hasta no tener detalles de la norma.

En Argentina, el secretario ejecutivo del Ministerio del Desarrollo de Brasil, Iván Ramalho, dijo que el gobierno de su país «está muy preocupado» porque «la crisis ya afectó bastante nuestro comercio».