Brasil impulsa integración productiva en el Mercosur.

Brasil suma puntos en su estrategia de relanzar y liderar el Mercosur. Ahora impulsa con fuerza los planes de complementación productiva dentro del bloque. El gobierno uruguayo cree que es clave para la nueva estrategia industrial.

El jueves 18 se reunieron en Brasil representantes de los cuatro países socios y Venezuela que integrarán el grupo que coordinará el programa de integración productiva del Mercosur.

Fue el primer encuentro tras la creación del programa en la reunión del Consejo de Mercado Común del 30 de junio en Tucumán, en una cumbre de pocas resoluciones y que se recuerda más por el cruce entre Uruguay y Argentina por las retenciones a las exportaciones.

En el documento que detalla los alcances del programa, se indicó que «un proceso de integración entre países en desarrollo con economías asimétricas en su tamaño y estructura, no se debe limitar a los aspectos comerciales».

Por el contrario «debe propender a eliminar las diferencias de desarrollo interno y a evitar la concentración de los beneficios de la integración en los actores de mayor tamaño».

Integrantes de la delegación uruguaya que participó del encuentro la semana pasada, dijeron a El País que los funcionarios de Brasil -que ocupa la presidencia pro témpore del bloque- dieron un fuerte impulso al trabajo y que ya se tomaron decisiones para avanzar en la práctica.

Aunque hay ejemplos de integración productivos impulsados básicamente por los privados, para los funcionarios uruguayos la creación de este grupo significa, en principio, «el relanzamiento del tema en el Mercosur».

Si bien hay cautela, los funcionarios creen que si este impulso de Brasil toma fuerza, «encajará» con la nueva estrategia industrial que impulsa el equipo del ministro Daniel Martínez.

En el encuentro se acordó crear un observatorio que tendrá, como uno de sus cometidos, detectar «casos posibles de complementación» y se habló sobre la escasez de recursos humanos en varias áreas.

POR SECTORES. Una de los caminos que se comenzarán a recorrer son las acciones sectoriales. En el encuentro se definió trabajar en armar una red de proveedores locales para el sector de petróleo y gas.

En la reunión de Tucumán, Brasil ya había presentado una propuesta tentativa del programa Mercosur de desarrollo de proveedores para el sector de petróleo y gas.

En el documento que presentaron se dijo que los «beneficios previstos» de la iniciativa serían el «aumento del número de empresas de los estados partes del Mercosur que se conviertan en proveedores de la cadena productiva de petróleo y gas en la región».

Los técnicos brasileños remarcaron que el grueso de los proveedores de ese sector en Brasil proviene desde fuera de la región y que eso genera mayores costos de logística y transporte. «Sustituirlos por proveedores locales tendría grandes ventajas», comentó un jerarca que participó de las negociaciones.

El otro sector que se propuso trabajar es el automotor. Es un proyecto «muy apalancado por Brasil, en especial en el caso de autopartes».

Las terminales que están en Brasil compran una parte importante de China y se quiere incorporar más empresas de la región. Ya existe interés de inversores en este rubro para instalarse en Uruguay (ver nota aparte).

El tercer punto en que se acordó trabajar en el foro fue de la madera y muebles, que es una iniciativa privada que se quiere impulsar con recursos del Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur. El objetivo del proyecto es ir hasta el máximo valor agregado a partir de la producción forestal.

Las variables que se manejan son «potenciar» sectores y traer otras industrias nuevas o que no estén desarrolladas.

En esta primera reunión hubo planteos para potenciar la industria naval.

Ya el martes 9 en un seminario de la Federación de Cámaras de Comercios de Brasil, en Rio de Janeiro, en el que participaron representantes de los ministerios de Economía, Industria y la Cancillería, se habló al respecto.

Empresarios brasileños ofrecieron incorporar a Uruguay a un acuerdo con Argentina para derivar trabajo a los astilleros de la Armada y del grupo Tsakos, según informó el semanario Búsqueda.