Brasil se alinea con el resto de América Latina

El gobierno del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, quien ya comunicó esa decisión a su homólogo uruguayo, Tabaré Vázquez, amenazaba con abstenerse por considerar que Pérez del Castillo había perjudicado los intereses del G-20 de países emergentes formado en la Conferencia de Cancún (México) en 2003 contra los subsidios agrícolas de los países ricos.

“Toda América Latina está conmigo, salvo Brasil hasta ahora”, había Pérez del Castillo esta semana en declaraciones a la prensa británica.

Brasil de hecho se había quedado sin respuesta desde la eliminación en la primera vuelta de consultas de su propio candidato, el embajador Luiz Felipe de Seixas Correa.

El respaldo brasileño al candidato uruguayo va en la dirección del objetivo del interés del presidente Lula de integrar cada vez más a América Latina y especialmente a la región suramericana. Tanto más cuanto que Uruguay adhirió al G-20 tras la asunción de Vázquez. En el comunicado oficial anunciando el apoyo a Pérez del Castillo, el gobierno brasileño se refirió a él como el “candidato suramericano”.

Ese respaldo también tiene su significación en el marco del Mercosur, en momentos en que han surgido públicos reclamos de Argentina a Brasil. Buenos Aires había apoyado a Pérez del Castillo en la primera vuelta de consultas.

Esta semana el gobierno del presidente Kirchner planteó varias diferencias con su principal socio en el Mercosur, y cuestionó la voluntad de Brasil de asumir un creciente liderazgo regional que debería procurarle un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. (AFP)