Brasil traba ingreso de pescado de Uruguay en pico de exportación

Las nuevas disposiciones sanitarias que dispuso Brasil para con Uruguay no sólo retrasan los permisos para el ingreso de ganado en pie sino que también afectan las ventas de pescado fresco en plena zafra. El gobierno negocia una rápida salida.

La industria láctea, la pesquera y la ganadería, apelan a la buena «sintonía» que tiene el presidente electo, José Mujica, con sus pares de Venezuela y Brasil para solucionar algunas trabas comerciales que se desataron en este último tiempo.

A las demoras que se están dando para la exportación de ganado en pie para el mercado brasileño, ahora se sumó la venta de pescado fresco ya que los permisos para ingresar esta mercadería demoran hasta 15 días, hecho que lleva a que el «negocio corra riesgo», revelaron fuentes oficiales a El País.

Desde que Brasil decidió trasladar todos los permisos hacia su capital, Brasilia, no sólo se retrasaron los embarques de ganado en pie sino también la exportaciones de pescado fresco «donde existe un riesgo importante» porque la mercadería puede perder su estatus sanitario.

A nivel oficial se hacen gestiones para solucionar este tema porque hasta mediados de marzo es cuando se concretan las mayores ventas de pescado fresco a Brasil producto de la mayor demanda que se genera por la práctica cristiana de la Cuaresma (donde no se come carne roja en los viernes de los 40 días previos a la Pascua).

Este será otro de los temas que estará sobre la mesa en la reunión bilateral que mantendrán en breve los ministerios de Ganadería de ambos países. Mientras tanto, las gestiones se hacen a través de la Cancillería y desde la embajada de Uruguay en Brasil.

Venezuela. A los problemas con Brasil se suman los que tiene la industria láctea con Venezuela desde que su gobierno decidió devaluar y aplicar un tipo de cambio diferencial para los negocios de ciertos productos, como es el queso, principal rubro de ventas de Uruguay hacia ese país.

La mayoría de las industrias y negociadores involucrados admiten en reserva que la solución de retornar las exportaciones de quesos a la cotización de 2,60 bolívares por dólar y no a la de 4,30 que se encuentra ahora, sólo se logrará con un encuentro personal entre Mujica y el presidente venezolano Hugo Chávez.

Uruguay es el principal proveedor de quesos del mercado venezolano con el 60% del mismo con exportaciones anuales que superan los US$ 40 millones. Las empresas locales más perjudicadas por esta medida son Calcar, Pili, Dulei, Ecolat y, en menor medida, Conaprole. Fuentes empresariales dijeron a El País que se sigue esperando por «algún avance» en las negociaciones que están impulsando la Cancillería y el Ministerio de Ganadería.

En tanto, el futuro canciller, Luis Almagro, dijo a El País que «estamos siguiendo por los caminos técnicos correspondientes y se tratará de acelerar contactos y seguir por los procedimientos que corresponden tratando de no molestar a los presidentes con este tema».

No obstante, llegado el momento, «se deberá ir a esa instancia (de contactos a nivel de presidentes), pero por ahora estamos trabajando a este nivel, dentro de la institucionalidad vigente, a través de las autoridades actuales del MGAP y del Ministerio de Relaciones Exteriores».

Por ahora el único encuentro Chávez-Mujica previsto es el del 1° de marzo, y todavía no hay fecha para una visita de Mujica a Venezuela, precisó Almagro.

Por su parte, desde Venezuela, la cámara de importadores de lácteos está ejerciendo una presión fuerte porque con esa cotización (4,30 bolívares) no pueden importar y el precio del queso se hace insostenible para los venezolanos.

Hasta el momento solamente se solucionó con Venezuela el pago de los negocios que ya estaban concretados y algunos embarcados con un dólar a 2,60 bolívares, lo que equivale a unos US$ 10 millones, pero ahora resta solucionar el comercio futuro.

Según consignó el portal Lechería latina, la directora ejecutiva de la Cámara Venezolana de Importadores, Fabricantes y Distribuidores de Productos Lácteos (Cavelácteos), Teresa López, informó que luego de reunirse con proveedores y hacer los cálculos, los precios actuales de los quesos sujetos a la regulación «no permiten costear la importación de los mismos».

La gremial venezolana elevó tres propuestas al gobierno de Chávez. La primera es ajustar los precios de los quesos ya que su cotización no condice con los precios de otros mercados, la segunda es pasar los quesos al tipo de cambio «preferencial» de 2,60 bolívares por dólar al igual que la leche en polvo y la tercera iniciativa propuesta es sacar los quesos del control de precios.

Zafra: Problemas con pescado se dan en momento en que venta crece por Cuaresma.

Venezuela: No hay una definición sobre qué ocurrirá con el precio del dólar para quesos.