Brasil y Argentina impulsan nuevos acuerdos económicos

Junto al presidente Luiz Inacio Lula da Silva, la presidenta Fernández asistió por más de dos horas al desfile cívico-militar, que concluyó con el estelar escuadrón de acrobacia de la Fuerza Aérea Brasileña. También desfilaron las jugadoras de la selección brasileña de fútbol que se llevaron la medalla de plata en Beijing, quienes fueron aplaudidos de forma enfática.

La visita, durante la cual la primera mandataria argentina hizo una firme defensa de la integración regional, ocurre en un contexto de importantes negocios en perspectiva.

El ministro de Planificación argentino, Julio de Vido, anunció el sábado que su gobierno quiere comprar a la empresa aeronáutica brasileña Embraer 26 aviones para reequipar la recién estatizada Aerolíneas Argentinas y dijo también que pretende que la fabricante brasileña establezca una subsidiaria en su país.

integración. El presidente se mostró favorable a esta idea. «Embraer, aunque sea una empresa privada, tiene una relación muy productiva con el gobierno brasileño. Y nosotros tenemos interés en que Embraer monte un brazo en Argentina para producir algunas partes», dijo el mandatario en entrevista con el diario argentino Clarín.

Y agregó que pide «a Dios que eso resulte y podamos tener a Argentina produciendo algunas cosas de los aviones que se fabrican en Brasil».

En la entrevista también anunció que hoy, cuando ambos presidentes se reúnan, firmarán «el acuerdo que lanza oficialmente el empleo de reales y pesos en nuestro intercambio comercial» y sostuvo que dejará de usarse el dólar para el comercio bilateral, al tiempo que hizo un llamado para reforzar la integración entre Brasil y la Argentina.

Esa medida ya había sido anunciada y, apenas se esperaba para su puesta en práctica que los bancos centrales solucionaran requisitos técnicos.

«Personalmente creo, trabajo y apuesto a la integración de América del Sur y con más empeño todavía en el fortalecimiento del Mercosur», dijo el presidente Lula.

Respecto a su relación con Argentina, sostuvo que «la rivalidad binacional sólo tiene que estar ahí en el deporte». En el resto «todo lo que deseo en la vida es que Brasil y Argentina crezcan cada vez más», señaló.

«Nosotros entendemos que cuanto más crezca la industria argentina, más exportará Argentina para Brasil y más vamos a poder equilibrar la balanza comercial bilateral», agregó Lula da Silva.

primera vez. La presidenta llegó a Brasil con un discurso de apoyo a la integración con Brasil y en Sudamérica.

«La integración no es una opción, es el único camino posible para remontar una historia de desencuentros y creo que de fantasmas que intentaron sembrar entre la Argentina y el Brasil», afirmó la presidenta.

Y también que tanto Argentina como Brasil «por historia, por potencialidad, por recursos naturales, por extensión geográfica, tienen la inmensa responsabilidad de ayudar más que el resto a la construcción de esa unidad latinoamericana y a la América del Sur».