BROU se moderniza y abrirá más sucursales

El presidente del Banco República (BROU), Fernando Calloia, dijo ayer que el mayor desafío que enfrentará la gestión en los próximos años será el de “modernizar” la institución, una vez conseguida la recuperación patrimonial tras revertir pérdidas acumuladas “en 15 de los últimos 20 años”.
“La recuperación de la actividad económica promocional, de inclusión financiera y competitiva en el sector bancario, se pueden desmoronar si nosotros no conseguimos hacer del BROU un banco moderno a la brevedad”, destacó Calloia, quien participó ayer como orador principal en un almuerzo de la Administración de Dirigentes de Marketing (ADM) en el Hotel Riviera.

“En eso es donde tenemos el mayor déficit hoy y a donde vamos a apuntar la gestión de los próximos años”, remarcó.

Para ello, será necesario un nivel de inversiones “muy importante” que será cubierto con los beneficios de la institución, que en los primeros seis meses del año ascendieron a US$ 65 millones.

En ese sentido, Calloia defendió el proyecto de construir un nuevo edificio en el predio lindero a la casa central de la institución en la Ciudad Vieja, cuestionado desde la oposición por el monto de la inversión, que podría ascender a US$ 40 millones, de acuerdo a las propuestas arquitectónicas solicitadas por la institución.

El titular del BROU justificó la obra alegando que no se puede adaptar la casa central a los nuevos requerimientos bancarios “porque es patrimonio histórico del Uruguay y no lo podemos tocar”.

“A la casa central no se le pueden cambiar las rejas que tienen las cajas en el hall central”. “Eso no es adaptable”, señaló, y puso como ejemplo que el Banco Comercial dejó de utilizar el “excepcional” edificio de Zabala y Cerrito porque ya no era “funcional”.

A la adecuación física que emprenderá en sucursales de todo el país –que se suman a la modernización de sus sistemas informáticos– el BROU planea “ampliar su radio de acción” abriendo nuevas sucursales –una de ellas en el sur de San José– y locales MiniBROU “en aquellos lugares que lo requieran”.

También se ampliarán las redes de cajeros automáticos asociándose con empresas, algunas de ellas públicas, dijo Calloia.

El presidente ponderó el logro de bajar del 25% al 3% la tasa de morosidad de la institución y la recuperación patrimonial que llegó a US$ 300 millones en dos años y medio de gestión.

“Hoy el patrimonio cubre en 30 veces los créditos vencidos, lo que hace al BROU un banco extraordinariamente sólido”, destacó.

Eso permitió crear un fondo de financiamiento a largo plazo por US$ 177 millones, que al día de hoy cubre US$ 120 millones de un total invertido por privados de US$ 250 millones.

Calloia valorizó la creación de los “comités de crédito” con autonomía que tomen definiciones “por unanimidad” y la fijación de topes de morosidad en las diferentes divisiones de negocio de la institución.