Brovetto no acepta presidencia del Frente con más de un vice

Ya expliqué que cuentan conmigo siempre que la decisión se ajuste a lo estatutario: un presidente y un vicepresidente”, dijo ayer a El Observador Jorge Brovetto, al descartar que vaya a compartir la conducción del Frente Amplio con más de un vicepresidente, como lo planteó el Partido Comunista (PCU) el pasado sábado en un Plenario de la fuerza política.
Esta advertencia no es menor, tras la situación de bloqueo que se generó en esa reunión. Estaba previsto que el sábado se designara a Brovetto como presidente, algo en lo que están de acuerdo todos los sectores. Sin embargo, eso no fue posible y nadie quiere asumir las responsabilidades del fracaso.

Para tomar una determinación de ese tenor eran necesarios cuatro quintos del Plenario, pero sobre la hora 19, como muchos delegados de base del interior tenían que viajar y se fueron antes, no logró ese quórum.

“Todos los sectores llevan mi nombre, sólo que uno en particular plantea la necesidad de tener vicepresidencias”, dijo Brovetto, haciendo referencia al PCU.

Sin embargo, los comunistas están molestos porque se los culpe a ellos del fracaso en las negociaciones. “Presentan como que los comunistas somos los culpables de que Brovetto no saliera. No fue el partido el que trancó. No voy a decir quién”, dijo a El Observador el secretario de Unidad Política del PCU, Daniel Marsiglia, haciendo referencia al enfoque reflejado por algunos medios de comunicación.

Agregan que fueron ellos los que primero plantearon el respaldo a Brovetto para que continuara en el cargo. De todas formas sostienen que es necesario fortalecer al presidente con más de un vice. Quieren que cada uno de ellos se encargue de determinados temas puntuales.

Colegiado o no. La moción presentada el Partido Comunista en el Plenario del sábado generó polémica en el resto del FA. “El Plenario Nacional resuelve que la figura de la presidencia estará expresada por el presidente y vicepresidentes”, decía el punto uno de la moción.

Algunos entendieron eso como la expresión de un colegiado. “Ahí no se estaba hablando de una presidencia, sino de un colegiado liderado por Brovetto”, dijo un dirigente socialista.

Para Marsiglia, eso no fue así y advirtió que fueron otros sectores los que frustraron el acuerdo del sábado. “Hubo una propuesta de la Vertiente Artiguista que jugó para articular un acuerdo y nosotros la llevábamos”. Según explicó el dirigente comunista la moción proponía que “la conducción fuera con un presidente y vicepresidente (sea uno o varias vicepresidencias). De acuerdo a eso, se realizarán las modificaciones del estatuto”, decía la moción.

Marsiglia dijo que esa propuesta estaba acordada con la Vertiente, el Nuevo Espacio y las bases. Otras fuentes dijeron que el MPP también era proclive a esa declaración y que fue el Partido Socialista el que frustró esa moción. Asamblea Uruguay (AU) y Alianza Progresista (AP) tampoco la aceptaban.

Temores. En diciembre del año pasado, el FA llegó al Congreso “Compañero Gral. Líber Seregni” sin lograr un acuerdo para la presidencia. Allí estaba sobre la mesa el nombre de Constanza Moreira, propuesto por el MPP, la posibilidad de establecer un colegiado, planteada por los comunistas, y la intención de mantener a Brovetto en el cargo.

Al no lograr un acuerdo se planteó la necesidad de un cuarto intermedio hasta abril. El mismo se levantará el próximo sábado 19. Estaba todo planteado para que Brovetto, ya sin el cargo de ministro, siguiera en la presidencia de la coalición.

Sin embargo, en el FA ya empezaron los temores de que el acuerdo se frustre, debido al condicionamiento que hace el PCU para que haya más de una vicepresidencia.

Es que los comunistas son el grupo que tiene la mayor cantidad de delegados de base en el Congreso (ver recuadro). Más allá de que no pueden tomar ninguna determinación solos, al contar con más de un tercio de los delegados tienen poder de veto.

“No me quiero imaginar qué pasa si se frustra el acuerdo y Brovetto no quiere ser presidente”, dijo un dirigente de la Vertiente Artiguista.

En otros grupos también crece el temor de perder esta oportunidad para darle continuidad al ex ministro de Educación en el cargo.