Burocracia frustró intento de firmas de EEUU para instalarse en Uruguay

Algunas empresas estadounidenses que quisieron instalarse en el país vieron frustrados sus esfuerzos por el gran tiempo que requiere completar los procedimientos burocráticos y por la cantidad de cambios en el código tributario y en las regulaciones desde el 2001. Esa idea esta expresada en un manual realizado por la Embajada de Estados Unidos (EEUU) en Montevideo para las empresas de ese país que quieran establecer negocios con Uruguay.
El documento “Haciendo negocios en Uruguay: Una guía comercial del país para las empresas de EEUU”, solo disponible en inglés, señala las características sociales, económicas y políticas del país, las oportunidades de negocios para las empresas estadounidenses y la forma de proceder para hacer negocios en Uruguay.

Los mayores desafíos para hacer negocios en el país son el tamaño del mercado y la falta de financiamiento para comerciar, según el informe. También señala que a pesar de que el gobierno de izquierda mostró un profundo interés en promover el comercio y la inversión “todavía persisten choques dentro de la coalición de gobierno”. Al respecto indica que “el equipo económico, orientado al mercado, es desafiado por miembros más radicales y sindicatos en algunas de sus políticas”.


Clima de inversiones. El informe elogia la posición del gobierno de apoyar y estimular la inversión extranjera para impulsar el desarrollo económico y social. “El fuerte equipo económico ha implementado una política macroeconómica ortodoxa con la ambiciosa meta de duplicar la relación inversión-Producto mediante la atracción de inversión extranjera y el desarrollo del mercado de capitales”, señala. A renglón seguido el documento establece que “la administración ha enviado señales positivas pero también realizó movimientos para reforzar los derechos de los trabajadores”.

En relación a los monopolios estatales el documento estadounidense indica que si bien “la privatización tiene una amplia oposición en la población”, en las últimas décadas se ha logrado “algún avance en el desmantelamiento de algunos monopolios estatales y en el aumento de la participación del sector privado en la economía”

En el sector de las comunicaciones alaba la apertura de la telefonía celular y de larga distancia. Sin embargo, critica “la falta de fuerza de la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (Ursec), para regular a la estatal ANTEL”.

En cuanto a la resolución de disputas, el manual establece que la corrupción no es un gran problema en el país y que la Justicia es “independiente aunque aveces lenta”.

A su vez, la percepción estadounidense es de que el acceso al crédito de largo plazo “es difícil” y el mercado de valores “está subdesarrollado”.

En relación a la fuerza de trabajo, el estudio señala que tiene un buen nivel de educación. Sin embargo, establece que los pagos a la seguridad social “son altos y aumentan los costos básicos de salarios en un 50%”.

El documento concluye que si bien las empresas estadounidenses no han encontrado mayores obstáculos en el clima de inversiones de Uruguay, algunas se vieron “frustradas” por la cantidad de tiempo que lleva completar los procedimientos burocráticos y los cambios en la tributación y regulaciones desde 2001.


Oportunidades. Las mayores oportunidades de negocios para las empresas estadounidenses en Uruguay se encuentran en la maquinaria para agricultura, fertilizantes, equipamiento de telecomunicaciones, la medicina, tecnologías de la información y hardware, proyectos de infraestructura, químicos y alimentos y bebidas.

El informe establece que “existen importantes proyectos de infraestructura en gestión que las empresas exportadoras de bienes y servicios de EEUU deberían seguir”. Una de las oportunidades refiere al sistema de transporte fluvial Paraná-Paraguay. Ese es un proyecto en el que los gobiernos de Argentina, Brasil, Paraguay, Bolivia y Uruguay están trabajando para realizar una integración regional a través del uso conjunto de los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay para el transporte de bienes y servicios hacia el océano Atlántico desde los cinco países.

Otra de las oportunidades para las empresas estadounidenses está en la posible construcción del puente Colonia-Buenos Aires, dice el documento. También menciona los proyectos energéticos de UTE, entre ellos la compra de una planta de ciclo combinado, y la instalación de una de generación en basa a energía eólica. A su vez, señala como interesante la posibilidad de inversiones en el mejoramiento de carreteras y especialmente en el sistema ferroviario. En cuanto a los proyectos portuarios indica la construcción de nuevos puertos en Montevideo y Colonia y de realizar dragados.

En cuanto a la maquinaria para la agricultura el informe establece que los productores uruguayos están prefiriendo el uso de estadounidense a la de Argentina o Brasil.

Además la guía aconseja no descartar la posibilidad de vender maquinaria usada, que en Estados Unidos se considera “obsoleta”.

Los equipos de telecomunicaciones son otro de los productos recomendados para que las empresas estadounidenses vendan en Uruguay, sobre todo, para la instalación de call centers. También se señala una oportunidad para los operadores de TV cable debido a que la Ursec anunció que hará un llamado para ese tipo de empresas en el correr de este año.

En el campo de la computación el manual destaca que “se espera que la demanda de hardware y accesorios aumente debido a los programas educacionales, el incremento del acceso a internet, y la continua modernización del sector público y privado”.