Buscan que los sueldos públicos sumergidos suban más que IPC

El Poder Ejecutivo ajustará los salarios públicos en junio sobre la base del Indice de Precios al Consumo (IPC) del primer semestre del año, y se dispone a otorgar aumentos mayores a aquellos sectores más sumergidos de la administración.
El tema fue analizado ayer en el Edificio Libertad entre el subdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Daniel Mesa, el subdirector de la Oficina de Servicio Civil (OSC), Humberto Ruocco, y un representante del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) con una delegación del PIT-CNT.

Mesa dijo a El Observador que el gobierno evalúa aplicar “ajustes selectivos” para algunos sectores de la actividad pública, pero adelantó que se procesará dentro de los límites de un gasto en retribuciones pautado por el IPC.

Mesa sostuvo que al gobierno “no le dan los números” para otorgar aumentos adicionales a la inflación, pero igualmente dijo que está en análisis un “ajuste selectivo” que habilitaría a configurar un particular sistema de distribución orientado a “darle más a los que ganan menos y darle menos a los que ganan más”.

Reconoció que se trata de una alternativa “sumamente compleja”, que forma parte de un proceso de negociación que desde hace 10 días se desarrolla con los trabajadores y que ayer marcó un nuevo capítulo con la reunión con el PIT-CNT.

Mesa sostuvo que gran parte de la complejidad radica en identificar qué subgrupos de trabajadores perciben los salarios más sumergidos. Dijo que en muchos casos se da que la disparidad de los ingresos se registra entre funcionarios de una misma repartición que cumplen similares tareas.

Asimismo, indicó que el gobierno “aceptarᔠcomo “deuda” la pérdida del poder adquisitivo en el sector público en los últimos cinco años.

En este sentido, dijo que se adoptará un compromiso de otorgar una recuperación gradual del salario real, que será aplicada durante todo el quinquenio, aunque aclaró que las posibilidades para este año son “muy pocas”.

Por otra parte, adelantó que “seguramente” se creará un ámbito para que los trabajadores municipales y judiciales sean incorporados en los Consejos de Salarios.

En este aspecto, dijo que la tarea “no será fácil” porque por disposiciones constitucionales el Poder Ejecutivo está impedido de “dar una orden” a organismos con autonomía presupuestal.

El gobierno espera para este año una inflación de entre 5,5% y 7,5%, por lo que puede estimarse que el ajuste en junio estará en torno al 2,5-3%.

El martes, en oportunidad de anunciar los avances en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, el ministro de Economía, Danilo Astori, fue consultado sobre la propuesta del PIT-CNT de elevar el salario mínimo nacional a $ 3.000. “Es un punto que tiene que analizar el gobierno a la luz de sus restricciones fiscales. Lo vamos a discutir oportunamente. Será resuelto en el correr de las próximas semanas”, dijo el ministro Astori.


Balance positivo. Fernando Pereira, integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT, dijo ayer a El Observador que entre los planteos que la central obrera llevó a la reunión en el Edificio Libertad figuraban la integración de los funcionarios judiciales y municipales a las negociaciones en el sector público, que el gobierno “acepte como deuda lo perdido” (en poder adquisitivo) durante la administración Batlle y “convenir una recuperación”, además de adelantar para mayo el ajuste salarial que está previsto otorgar en junio.

Pereira dijo que “en principio” el gobierno descartó otorgar el aumento salaria en mayo “por problemas de recursos”. De todos modos, el sindicalista consideró “positivo” el balance de la reunión de ayer porque se abrieron instancias de negociación sobre los temas planteados por el PIT-CNT. Las partes volverán a reunirse el próximo miércoles.