Bush no está solo al insistir contra Irán

Al igual que la Casa Blanca, el gobierno británico insistirá en condenar al régimen iraní, buscando una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que imponga más sanciones, y denunciando que ese país desafía al mundo al continuar con su programa de enriquecimiento de uranio.
En ese sentido, el presidente George Bush dijo que Francia y Alemania comparten su preocupación sobre Irán, mientras el presidente ruso, Vladimir Putin, pidió a Irán que congele su controvertido programa de enrequecimiento de uranio.

En el mismo camino señalado por Bush, el ministro británico de Asuntos Exteriores, David Miliband, dijo ayer que “el origen de esa resolución sobre las sanciones, está en el desafío de Irán ante la comunidad internacional acerca del enriquecimiento de uranio”.

Como Bush, Miliband insistió en que “el desafío sigue hoy vigente”, de ahí que el Reino Unido no varíe su postura sobre la amenaza del polémico programa atómico de Teherán.

Mientras tanto, el presidente estadounidense, George W. Bush, pidió al régimen iraní que “sea claro” sobre sus actividades nucleares, ya en que caso contrario se tendrá que enfrentar al aislamiento diplomático.

En Omaha (Nebraska), Bush reveló que había mantenido una serie de conversaciones con miembros de su equipo de seguridad y la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, en relación a sus intercambios con sus homólogos de Francia, Alemania, Rusia y el Reino Unido sobre Irán.

“Estos países entienden que el tema nuclear iraní es un problema y continúa siéndolo, por lo que debe afrontarse” el problema.


Victorioso. Y pese a que Estados Unidos y otros países reiteran su alerta ante la carrera nuclear iraní, el presidente Mahmoud Ahmadinejad, se felicitó ayer por la “victoria del pueblo de Irán contra todos aquellos que se oponen a su desarrollo” nuclear, algo que sin duda intentará aprovechar en las elecciones parlamentarias de marzo.

Tanto el Ejecutivo como los medios de comunicación iraníes han destacado el punto “positivo” del informe, que asegura que el país islámico ha frenado desde 2003 su programa nuclear militar.

“Victoria para Irán”, “escándalo para América” y críticas a “los aliados de Washington” son las frases que más se han repetido en las últimas 24 horas por responsables y comentaristas iraníes.

En un discurso ante miles de iraníes en la provincia de Elam, en el oeste del país, Ahmadinejad instó a occidente a “aprender la lección” y a “dejar de desafiar a los iraníes que están siempre dispuestos al diálogo basado en la justicia, y no en las amenazas y la hostilidad”, según la agencia Mehr. “Esperamos que cualquier nuevo informe de las agencias de inteligencia norteamericanas destaque en el futuro que los planes iraníes son desde el principio pacíficos”, agregó el presidente Ahmadinejad. (AFP, EFE)