Bush vendrá a Uruguay en marzo a estrechar aun más las relaciones

La decisión de Bush de venir a Uruguay fue comunicada a integrantes del gobierno del Frente Amplio en diciembre, durante el viaje que realizaron a Estados Unidos el ministro de Economía, Danilo Astori, y el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, para acordar la firma del TIFA. No obstante, la confirmación del viaje de Bush llegó a través del embajador norteamericano Frank Baxter y por el enviado del gobierno de Estados Unidos, John Veroneau, en enero cuando se firmó el TIFA en Montevideo. La visita está en principio programada entre el 8 y 11 de marzo, según informó ayer radio El Espectador.

«Oficialmente» la Cancillería uruguaya no tenía ayer información sobre la venida de Bush, según se dijo desde la secretaría del canciller Reinaldo Gargano.

En la Embajada de Estados Unidos, en tanto, se dijo a El País que «la Casa Blanca -sede del gobierno estadounidense en Washington- es la encargada de informar de los viajes del presidente».

Allegados al canciller Gargano aseguraron que el Ministerio de Relaciones Exteriores no tenía información «oficial». No obstante, las mismas fuentes dijeron que «eso no quiere decir que no sea cierto» que venga Bush a Montevideo.

Otras fuentes próximas al gobierno indicaron que el viaje de Bush estaba en conocimiento de algunos integrantes del gabinete, entre ellos el ministro de Industria, Jorge Lepra, además de Astori y Gonzalo Fernández.

La llegada de Bush a Uruguay se concretaría a dos meses de la firma del acuerdo marco de comercio e inversiones (TIFA, por sus siglas en inglés). El cometido de la visita sería profundizar los lazos comerciales, económicos y de inversiones entre los dos países.

Desde la asunción de Vázquez en marzo de 2005, el mandatario uruguayo estuvo con Bush en dos oportunidades. La primera en noviembre de 2005 durante la Cumbre de las Américas en Mar del Plata, Argentina. La participación de Bush en esa cumbre que se desarrolló en el balneario argentino y la suscripción del tratado de protección de Inversiones con Estados Unidos, generaron la reacción de los grupos radicales del Frente Amplio y de los sectores más opositores que no integran la coalición de izquierda. Militantes de algunas de esas organizaciones fueron procesados por el delito de «sedición» por los incidentes que se produjeron en la Ciudad Vieja.

El segundo encuentro fue el 4 de mayo de 2006, cuando Vázquez visitó a Bush en la Casa Blanca. En esa oportunidad, además de intercambiar elogios, los dos presidentes departieron sobre la posibilidad de firmar un Tratado de Libre Comercio, así como del deporte preferido de ambos: la pesca. Bush le obsequió a Vázquez un reel.

La visita de Bush en marzo agregará seguramente un nuevo elemento de división en la gobernante coalición de izquierda entre los partidarios de estrechar las relaciones con Estados Unidos -entre los que se encuentran los ministros Astori y Lepra- y los grupos que siguen priorizando el comercio en la región y se opusieron al TLC y recientemente intentaron frenar el TIFA con la potencia del norte. En este grupo está el canciller Gargano y el Partido Comunista.