Bush y Schroeder acuerdan olvidar sus divergencias y trabajar juntos por Irak

Bush proclamó este miércoles que sus divergencias con Gerhard Schroeder «terminaron», tras reunirse con el canciller alemán en Nueva York.

Sin embargo, se prevé que lo haga en términos más suaves que el presidente francés, Jacques Chirac, que criticó a la administración Bush por querer implementar la ley internacional por su cuenta.

«La guerra, lanzada sin la autorización del Consejo de Seguridad, estremeció el sistema multilateral», declaró Chirac. «Las Naciones Unidas acaban de atravesar una de las crisis más graves de su historia».

El debate ministerial de dos semanas de este año de la Asamblea General, el primero desde la guerra, atrajo a un número inusualmente alto de funcionarios de alto rango, entre ellos 85 presidentes y jefes de Gobierno y 100 ministros de Exteriores.

Bush, cuya popularidad ha caído en parte por los desorbitados costos de la ocupación, no pidió disculpas por la caótica situación de seguridad en ese país ni por el fracaso en encontrar armas de exterminio, que fue la principal razón para ir a la guerra.


«Ahora la nación iraquí necesita y merece nuestra ayuda. Y todas las naciones de buena voluntad deben dar un paso adelante y brindar esa ayuda», dijo Bush.

Estados Unidos está rescribiendo la resolución que propondrá al Consejo de Seguridad, que pide autorización de la ONU para una fuerza multinacional, en un intento por conseguir tropas y otro tipo de ayuda de países que no quieren formar parte de una fuerza de ocupación.

El documento pide a la ONU que ayude al Consejo en la redacción de una constitución y en la celebración de las elecciones en cooperación con los ocupantes.

Chirac quiere un acto simbólico inmediato de soberanía iraquí y ha pedido un calendario para entregar el poder en cuestión de meses en un proceso supervisado por las Naciones Unidas.

Él y Bush aparentemente no lograron reducir sus diferencias en un encuentro privado mantenido después de sus discursos, aunque Francia ha dicho que no vetará la resolución.

Pero incluso aunque las diferencias estén disimuladas en la resolución, algunos países se mostraron claramente incómodos ante la perspectiva de ayudar a Irak mientras el país esté bajo ocupación estadounidense.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, instó hoy al Consejo de Seguridad a buscar un equilibrio entre las exigencias de hacer justicia y la reconciliación si se quiere lograr una paz duradera en países devastados por la guerra.

El secretario general afirmó que poner fin al clima de impunidad existente en algunos países en conflicto es «vital para restablecer la confianza pública» y para que haya apoyo internacional a la aplicación de los acuerdos de paz.

Al mismo tiempo, reconoció que los procesos para hacer justicia a víctimas de conflictos «puede llevar muchos años» y no deben ir en detrimento de la necesidad más inmediata de restablecer el Estado de Derecho sobre el terreno.

Annan dijo que los mecanismos de justicia transitorios necesitan concentrarse no solo en la responsabilidad individual de crímenes serios, sino también en la necesidad de lograr la reconciliación nacional.

Puede que tengamos que aceptar «algo menos que una justicia total y perfecta, o idear soluciones intermedias tales como comisiones de la verdad y la reconciliación», o incluso posponer el día en que se lleve a los culpables ante la justicia, agregó.

Annan manifestó su esperanza en que la reunión de hoy conduzca a un nuevo compromiso del Consejo de poner los temas de justicia y del Estado de Derecho en el centro de sus trabajos de reconstrucción de países devastados por la guerra.

(Reuters, EFE y AFP)