Busti: los bloqueos de puentes han tenido un ‘efecto negativo’

En una entrevista concedida al diario argentino La Nación en un lujoso apart-hotel del balneario Cariló, Busti sostuvo que su gobierno no impedirá las acciones de protesta que llevan adelante los vecinos de Gualeguaychú.

El jerarca, que presentó una demanda judicial contra el gobierno uruguayo, afirmó que los cortes tuvieron «un efecto negativo». Y explicó: «Quiero decir, que exacerbó el nacionalismo y le permitió a Uruguay llevar a ese terreno la discusión técnica. Pero era inevitable».

Consultado acerca de si seguirá permitiendo los bloqueos de ruta, afirmó: «Nosotros tenemos la misma política que el gobierno nacional, de respetar las expresiones espontáneas de los ciudadanos. No justificamos los cortes, pero la sociedad civil sabe que es el modo más eficaz de llamar la atención».

Busti justificó la actitud moderada asumida por el presidente Néstor Kirchner, quien calificó el conflicto como «una cuestión ambiental» y pidió que no genere «nacionalismos chauvinistas».

El gobernador asegura que «siempre» se sintió apoyado por el mandatario argentino. «El tiene sus límites. No se puede invadir Uruguay ni romper relaciones diplomáticas. Kirchner debe tener en cuenta qué ocurre en el Mercosur y tiene otros asuntos. No podemos, como gobierno provincial, exigirle más al gobierno nacional», opinó.

El gobernador dijo que la decisión uruguaya de seguir adelante con la construcción de las plantas papeleras es «una posición muy cerrada» y se mostró decepcionado con la actitud del presidente Tabaré Vázquez.

El gobernador afirmó que tenía «muchas expectativas con el cambio político allá (en Uruguay) Pero este es el gran triunfo de la derecha uruguaya: que la izquierda continúe sus proyectos y exacerbe el nacionalismo».

«Tienen un complejo por ser el primer gobierno de izquierda (en el país) y temen quedar como marxistas retrógrados», advirtió el alto funcionario.

DEMONIO. El gobernador de la provincia de Entre Ríos aseguró, además, que las autoridades uruguayas «quieren politizar» el conflicto desatado entre ambos países por la instalación de las dos papeleras en la ciudad de Fray Bentos. «Quieren demonizarme a mí», sostuvo.

Señaló que, cuando se reunió con el secretario de Presidencia Gonzalo Fernández, éste le aseguró que la instalación de las plantas era parte «de la herencia maldita». Agregó que «el acuerdo ya estaba cerrado cuando ellos (el Frente Amplio) llegaron al gobierno».

Busti admitió que no será posible detener una inversión millonaria como esta, pero sí se puede hacer «sin tal impacto ambiental». Y esbozó por dónde puede llegar la solución: «Después de leer un informe de Greenpeace, he concluido que los dos países deberían conformar una comisión que estableciera normas de protección para estas dos papeleras y para las tres de este tipo que hay en Argentina: dos en Misiones y una en Capitán Bermúdez, Santa Fe».