Cadena de restaurantes de EE.UU. vino a comprar carne

Altos ejecutivos de Arby‘s, una cadena estadounidense de restaurantes especializada en sándwiches de roast beef, que cuenta con algo más de 3.000 casas distribuidas por todo EE.UU. y en Japón, México y Canadá, hace diez días que están trabajando en nuestro país para analizar si en un futuro próximo se proveerán de carne vacuna uruguaya. Hasta el momento recorrieron diez industrias frigoríficas y hoy finalizarán su periplo visitando otras dos, así como han mantenido entrevistas con autoridades del MGAP y de INAC. Precisamente ayer, en la sede de dicha institución, su jefe de garantía de calidad y su jefe de compras, Jack Mason y Dan Peterson, respectivamente, explicaron a la prensa los objetivos de su presencia en el país.

Acompañados por el presidente de INAC, Roberto Vázquez Platero, por el director de Servicios a la Cadena Agroindustrial, Guillermo Pigurina, y por el integrante de ésta, Lautaro Pérez, los ejecutivos estadounidenses informaron que Arby‘s fue fundada en 1964 en Boardman, Ohio, como un negocio donde se servían «sandwiches de roast beef de 69 cvos., papas chips y té helado», y que en estos 40 años se ha transformando en la 11a. cadena de restaurantes de comida rápida de su país, en la cual vende unas 35 mil toneladas de carne magra por año, de las cuales importan unas 28 mil.

LO QUE QUIEREN. Mason estuvo en Uruguay en 1997 pero finalmente no pudo concretar mayores negocios, porque un año después los precios del ganado en nuestro país se dispararon y hasta eran «mayores que los que se pagaban internamente en EE.UU.», recordó Vázquez Platero.

El objetivo de la empresa es buscar «cortes de rueda», de la que consumen altos volúmenes. «Debe ser bien magra, totalmente roja, sin nada de grasa», cortes que «requieren mucha mano de obra para hacerles el dressing que ellos exigen», explicó Pigurina.

Acompañándolos, está Glen Golomski, ejecutivo del departamento de carnes de Cargill, empresa que procesa la carne para Arby‘s —1,3 millones de libras por semana a través de dos fábricas—, y que asesora a los potenciales vendedores sobre cómo requieren los cortes y audita a las plantas a solicitud de la cadena.

«Si será importante esta empresa, que vende en productos de carne cada año la cuarta parte de lo que Uruguay exporta», comparó Vázquez Platero.

¿POR QUE URUGUAY? Los ejecutivos de Arby‘s participaron de la degustación organizada por la Embajada de Uruguay en EE.UU., realizada en Miami, de la cual participó el presidente Jorge Batlle. «Les gustó la presentación que hizo INAC, se contactaron con nosotros y decidieron venir», dijo Vázquez Platero. Mason señaló que apreció ahora «cambios importantes» en las plantas frigoríficas que visitó en 1997, que la calidad de la carne uruguaya «es muy buena» y que en un par de meses podrían plantear negocios con Uruguay. En cuanto a las plantas, opinó que «salvo unos pocos detalles a corregir en algunas de ellas, todas podrían operar con nosotros».

Sin impacto

Cada día millones de consumidores degustan los sándwiches de roast beef de Arby‘s. Pero… ¿cómo se comportaron tras conocerse el caso de vaca loca?

Jack Mason respondió: «No tuvimos ningún impacto. De hecho, desde esa fecha (23 de diciembre), podemos afirmar que hasta creció el consumo».

Los atributos

«Lo importante es que vienen a comprar carne aquí no sólo por precio, sino, y especialmente, por otros atributos», dijo Vázquez Platero.

Arby‘s «es muy exigente» al elegir proveedores, explicó Mason. Más allá de las normas que aplica la Secretaría de Agricultura (USDA) para habilitar una planta y un país, «nosotros tenemos nuestras propias normas, a partir de los compromisos que tiene la empresa ante sus consumidores». Entre ellos están los temas ambientales, el trato que se le da al animal y la seguridad alimentaria. «No podríamos comprar la carne de un país que, por ejemplo, sea combatido o boicoteado por organizaciones de consumidores. Y Uruguay y su carne dan buenas seguridades».