Cae el índice de conflictividad laboral en el país

Un estudio de la Universidad Católica que analiza el nivel de conflictividad laboral en el Uruguay sostuvo que en setiembre «fue un 32% mayor a la registrada en el mes de agosto».

El informe establece que «la conflictividad laboral aumentó básicamente por cuatro motivos: a) la discusión de la Rendición de Cuentas en el Parlamento; b) la negociación salarial en el sector privado; c) el rechazo de las pautas salariales y algunos contenidos en la Rendición de Cuentas sumado al rechazo de la eventual firma de un TLC con Estados Unidos provocaron movilizaciones generales del PIT-CNT y d) el fallecimiento de obreros de la construcción en accidentes de trabajo».

Sin embargo, el estudio de la Universidad Católica concluye que como las principales causas de conflictividad han desaparecido, puede preverse una sustancial reducción, lo que no significa, que no se mantengan algunos conflictos y que puedan aparecer nuevos problemas».

Sobre este tema, LA REPUBLICA consultó al subsecretario de Trabajo, Jorge Bruni, a los presidentes de las cámaras de Industrias y de Comercio, Washington Burghi y Julio Lacarte Muró, respectivamente, y al dirigente del PIT-CNT, Juan Castillo.

En tal sentido, todos coincidieron en que «el pico de la conflictividad se dio por la discusión en los Consejos de Salarios» y la mayoría entiende que al cerrarse las negociaciones colectivas, el nivel de protestas por cuestiones laborales disminuirá en forma sustancial, tal como afirma la Universidad Católica.

Sobre este tema, Burghi reflexionó que «la conclusión del informe deja dos lecturas: La primera es que se podrá trabajar y crear cosas para el bien del país, gracias a la paz laboral. Y la segunda es que si las fábricas estuvieron ocupadas y se perdieron horas laborales por cuestiones políticas como el tratamiento de la Rendición de Cuentas, el Congreso del PIT-CNT o la política exterior del gobierno, es lamentable porque las empresas no pueden ser rehenes de estas cosas».

Por su parte, el dirigente sindical, Juan Castillo, negó que el Congreso del PIT-CNT haya sido una de las causas que incrementó la conflictividad laboral.

«Afirmar eso es querer adjudicar una intencionalidad política al conflicto y es una percepción que no está basada en sustento científico. El congreso es un instante de la vida sindical y ningún sindicato ensaya conflictos para posicionarse mejor dentro de la central obrera», sentenció Castillo.

En cuanto al rechazo de la firma de un eventual TLC con los EEUU, el sindicalista dijo que «es notorio que descomprime la conflictividad».

Entre tanto, el presidente de la Cámara de Comercio, Julio Lacarte Muró, dijo que «la mayor conflictividad laboral no estuvo en el sector del comercio, sino en el de la industria».

En tal sentido, el dirigente empresarial auguró que «lo más probable es que en el sector haya un 95% de casos acordados en forma consensuada, en el marco de los Consejos de Salarios».

Además, «los plazos largos de los convenios, la mayoría de 24 meses, permitirá una estabilidad que no hemos tenido en los últimos tiempos», remarcó Lacarte Muró.

En el marco de la mejora de las relaciones laborales en nuestro país, el subsecretario de Trabajo, Jorge Bruni, dijo que «en breve se fijará la fecha para que sesione una comisión, dentro del Compromiso Nacional para un Uruguay Productivo, para discutir el contenido de una ley de negociación colectiva, que dará un marco regulatorio preciso a las relaciones laborales».

Sobre este tema, tanto Castillo, Burghi como Lacarte Muró, coincidieron en que la creación esa ley será fundamental para el país.

El dirigente del PIT-CNT señaló que, a su juicio, «la ley debe ser amplia y abarcar todo el universo de las relaciones laborales y no sólo la negociación colectiva y la libertad sindical».

Por su parte, Burghi dijo que la norma jurídica «deberá dejar bien claro cuáles son las obligaciones y los derechos de cada uno, para luego saber a qué se tienen que atener los que no la cumplen».

Mientras tanto, Lacarte Muró dijo que «si se logra una ley consensuada entre todas las partes, será un gran avance para el país».