Cae venta de ropa masculina y mujeres reducen su demanda.

Un informe sectorial del comercio elaborado por una gremial del ramo, develó que al cierre del tercer trimestre la evolución de las ventas del sector vestimenta fue positivo.
De acuerdo a un estudio de actividad preparado por la unidad de análisis económico de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (Cncs), en el tercer trimestre de 2011 las ventas de la vestimenta de dama crecieron un poco más que en el primer trimestre, aunque mucho menos que en el segundo. En términos absolutos, entre enero y marzo de 2011 la evolución de las ventas de prendas femeninas
creció 11.3% con relación al mismo período de 2010.
Sin embargo, el incremento de las ventas producido entre abril y junio fue de 17,7%, porcentaje que cayó al cumplirse el trimestre julio-setiembre, cuando el incremento fue de 12,9%.
En el acumulado anual, las ventas de prendas femeninas aumentaron 13,2%. A contrario sensu, la evolución de las ventas de prendas masculinas evolucionó diferente, ya que en dos trimestres se produjo crecimiento y en el tercero ocurrió un decrecimiento.
En el período enero-marzo de este año las ventas de las prendas de caballero crecieron apenas 1,3%, en tanto que en el trimestre abril-junio se produjo un crecimiento de las ventas de un 4,3%.
Sin embargo, en el tercer trimestre del año se produjo una caída de 5,9% en las ventas, lo que se tradujo en una caída de 0,6% en las ventas acumuladas de 2011.
Pero unificando ambos valores -las ventas de prendas femenina y masculinas- en el primer trimestre éstas crecieron 8%, en el segundo trimestre hicieron otro tanto en 12,5%, incremento que se retrajo aun aumento de ventas del 6,7% en el tercer trimestre.
De acuerdo a la encuesta, en los primeros nueve meses de 2011 la variación ha sido positiva, con un crecimiento de tan sólo 7,5%.
De acuerdo al análisis realizado por la gremial de los comerciantes, «la evolución de ventas del sector vestimenta, considerado en forma agregada, continúa siendo positivo, aunque muestra una marcada desaceleración debido fundamentalmente a una caída en las ventas de las prendas de vestimenta masculina».
El informe añadió que en «el sector de vestimenta femenina, si bien ha mostrado un nuevo crecimiento, se observa una desaceleración de las ventas, que se constata básicamente en el mes de setiembre».