Calor fatal rompe récords de temperatura en Europa

Los países del sur y sureste del continente se han visto seriamente afectados a raíz de las altísimas temperaturas -muchas veces superiores a los 40 grados, inédito en varios estados- que rebasan los promedios previsibles aún para esta época.

El nivel de alerta sigue siendo elevado en Italia, Grecia, Rumania y Bulgaria, donde el calor continúa causando muertos -se habla de unas 600 víctimasen todo el continente- y desata incendios forestales que arrasan con frecuencia parques naturales y espacios protegidos.

La organización internacional de defensa del medio ambiente WWF, que denunció «un año negro» para el patrimonio natural de Italia, indicó que por lo menos 4.500 hectáreas de parques protegidos fueron devastadas por las llamas en las últimas semanas, siendo el sur de la península la zona más afectada. El martes, los violentos incendios dejaron dos muertos y provocaron importantes daños en la costa.

En Grecia, donde los meteorólogos pronosticaron para ayer unos 45 grados a la sombra, el fuego incontrolable sigue dificultando la tarea de los bomberos y soldados que combaten unos 100 incendios diseminados en todo el país. Cuatro poblaciones fueron evacuadas en el área del Peloponeso de Messinia (sur), mientras que el foco más grande -con un frente de 30 kilómetros-, mató a cuatro ancianos, dijeron las autoridades que aún no han podido reducirlo a causa de los persistentes vientos.

Asimismo en Bulgaria, donde en la última semana han muerto tres personas y se produjeron unos 1.853 focos de incendio, la situación de «estado de alerta» motivó el pedido de ayuda a la Unión Europea (UE), de la OTAN y de Rusia, para luchar contra los incendios, anunció ayer el Ministerio de Lucha contra los Desastres. No obstante a suspender la alerta más alta, las autoridades calcularon que la mortalidad aumentó en un 30%, con 500 muertes más que «en días habituales». Se trata de proyecciones y no de casos concretos de muertes directas por el calor, sino que se trata de la totalidad de decesos, aclararon. La temperatura promedio, la semana pasada en ese país fue de 40 grados.

En Rumania, hasta ahora se contabilizan 33 víctimas fatales desde el 16 julio en la más reciente ola de calor en el país. Se estima que jornadas como la del miércoles donde se llegó a los 45 grados, provocaron esta cifra (el mayor número de muertes directas por el calor). Las pérdidas económicas son de gran magnitud: sólo en la agricultura a causa de la sequía se perdieron 1.500 millones de euros (unos 2.000 millones de dólares), además de verse reducida la capacidad energética.

GLOBAL. El calor que afecta el sur europeo se enmarca en un fenómeno mucho más complejo como es el del cambio climático, según sostienen los especialistas. Mientras estos países padecen el verano más caluroso en décadas -en Bulgaria se trata del más agobiante en 120 años, y en Turquía se viven las temperaturas más altas en 50 años-, en Gran Bretaña sufren el drama de las inundaciones (las peores en seis décadas) que dejaron en las últimas horas dos muertos y más de 340.000 personas sin suministro de agua potable.

La otra cara de la moneda se vive en el hemisferio sur. En Uruguay, donde el actual invierno se encamina a transformarse en el más crudo de los últimos 20 años, ya han muerto seis personas a causa del frío. Situación trágica similar se ha vivido en Argentina estas semanas; el 10 de julio nevó por primera vez en Buenos Aires en casi un siglo.