Cámara de Comercio advierte sobre ‘contradicciones’ en gobierno

La asesora económica de la histórica gremial, María Dolores Benavente, volvió a subrayar el papel que el emprendedor privado juega en la sociedad y pidió al gobierno que genere las condiciones para que esas iniciativas prosperen y no se termine «ahogando» a aquellos que tienen una idea, iniciativa o proyecto. La economista Benavente disertó la semana pasada bajo el sugestivo título de «Estatización o iniciativa privada: ¿hacia dónde va el Uruguay?» y en su ponencia volvió a fijar posiciones históricas de , la gremial en cuanto al liberalismo económico y de comercio. Subrayó que «Uruguay está ante una disyuntiva: o sigue modelos exitosos o fracasados, y eso depende del presidente, Tabaré Vázquez.
Él dirimió bien la encrucijada cuando optó por Astori, cuando lo apoyó en el otema de la educación pero sin embargo dirimió al revés con el TLC, donde empoderó al ministerio de Relaciones Exteriores. Y hay que tomar en cuenta que de la mano del TLC venían todas las otras reformas», dijo Benavente.
La semana pasada, el presidente de la República y el ministro de Economía, Danilo Astori, volvieron a enviar una señal a la interna de su fuerza política al elogiar el tratado de libre comercio que firmó Vietnam con Estados Unidos, 30 años después de la encarnizada guerra que los enfrentara. Para Astori, ello representa una de las señales más fuertes de «desprendimiento ideológico» que se observa hoy en el mundo, y de las cuales Uruguay debería aprender.
Benavente recordó el año pasado que el procer José Artigas fue uno de los primeros en impulsar un acuerdo comercial con Inglaterra, en el año 1817. Para la economista, los perjuicios de no haber firmado con Estados Unidos se observarán en el mediano plazo.
«En 1896, el PIB per capita en Uruguay era 30% menos que Estados Unidos, situación que se mantuvo hasta los años 30. «Hoy somos 8,3 veces menores que el PIB per capita de Estados Unidos. Y no haber firmado el TLC es tan grave como lo que ocurrió en la década
del 30, pero eso se verá en el mediano plazo, no hoy», subrayó.

Críticas al Estado

En una mirada comparativa, una de las principales de la Cámara de Comercio dijo que el Estado no retribuye con servicios de calidad a quienes pagan con sus impuestos. Afirmó que muchos países se están replanteando su carga fiscal a la luz de lo que es un «ahogo» del sector privado.
«Tenemos un Estado que cobra impuestos como los países desarrollados y ofrece servicios como los subdesarrollados», apuntó. Esto requiere una reducción de impuestos, de gastos y una «necesaria reingeniería del Estado», donde haya ministerios sectoriales, moralidad del gasto, un sistema tributario diferente y un combate a la informalidad. «¿Es moral que una empresa monopólica gaste tanto en publicidad? ¿Creen que la ciudadanía no lo advierte?», se preguntó.
Criticó, asimismo, las regulaciones en el trabajo. La prueba de que el mayor intervencionismo no colabora con el empleo, según Benavente, es que si bien el PIB está aumentando, no lo hace el empleo. «La gente teme contratar gente porque teme contratar un problema, una persona que le ocupe la empresa», dijo.
Comparado con el promedio de América Latina, Uruguay tiene casi el doble de funcionarios públicos en relación a la población (7% contra 3,88%), y el doble de empleados públicos respecto a la población económicamente activa (PEA) (16% contra 9,38%).
También en un plano comparativo, Benavente entiende que las empresas públicas uruguayas no son eficientes, en función de la relación entre cantidad de funcionarios e ingresos. «Para lo que vende Antel, tiene demasiada gente; la productividad es muy baja; vende poco para los empleados que tiene», enfatizó.
Como resumen, la economista Benavente dijo que «Uruguay debe pasar del Estado benefactor al Estado facilitador».-