Cámara de Comercio estima que Uruguay debe ahorrar más. Preocupación. La crisis europea está incipie

La Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS) estima que Uruguay debería «crear una capacidad de ahorro que le permita a la economía estar preparada para enfrentar los posibles impactos que se puedan generar a raíz de la crisis europea», mientras cuestiona algunos aspectos de la política cambiaria.

En un análisis sobre lo acontecido en el primer trimestre del año y en relación al consumo se registró una recuperación en el Consumo privado, (aumentó 8% en términos interanuales), mientras que el consumo del sector público se mantuvo en los niveles de crecimiento de períodos anteriores, alcanzando un crecimiento para este primer trimestre de 2010 de 5,51%.

En el caso del consumo privado se está comparando contra un primer trimestre de 2009 con caída del mismo, en 0,54%, producto de la desaceleración que se produjo en la demanda interna, lo que podría estar sobrestimando este aumento del 8%. Sin embargo, se acota, todas aquellas variables que tienen mayor incidencia a la hora de determinar el consumo de las familias se encuentran actualmente en buenas condiciones.

Un punto que destaca este gremio empresarial que nuclea al comercio e importadores, es que la reducción del precio del dólar junto a otros factores como mayores ingresos de los hogares, estabilidad laboral y niveles aceptables de inflación, «son factores que inciden positivamente en el consumo de los hogares y están generando estos niveles de crecimiento de consumo».

A esto se agrega la fuerte política de créditos al consumo y de descuentos que están llevando adelante los locales comerciales, y las tarjetas de crédito.

Perspectivas
El informe de la CNCS señala que según el escenario proyectado por el gobierno el espacio fiscal para el período 2010�2014 será de 920 millones de dólares. Sin embargo este espacio fiscal ya está comprometido en determinados gastos de educación y remuneraciones de sector público quedando un espacio de 300 millones de dólares que serán utilizados para llevar adelante el plan de gobierno (reforma del Estado), en este sentido el ahorro será nulo durante este período.

Frente a estas cifras se analizó un escenario alternativo, que se denominó Escenario Negativo puesto que se supone que las variables consideradas no se comporten de forma del todo favorable: tasas de crecimiento menores a las proyectadas por el gobierno, tasas de inflación por encima del rango meta establecido por el gobierno y un tipo de cambio promedio para el período de $ 23,4 en lugar de $ 20,3 (el promedio para este período estimado por el gobierno).

Con este escenario los resultados fiscales obtenidos difieren según la citada Cámara, en gran medida de las cifras establecidas por las autoridades. Los gastos comprometidos son en su mayoría de carácter estructural con lo que sería muy difícil lograr una reducción de los mismos. Con este escenario negativo se alcanzaría un déficit de 1.417 millones de dólares para el año 2014.

El dólar
Sobre la modificación el la política cambiara llevada adelante por el gobierno, «estas medidas son en respuesta a una demanda proveniente en forma mayoritaria desde el sector exportador de la economía frente a la pérdida de competitividad que han registrado producto de la caída del tipo de cambio».

No obstante desde esta cámara empresarial. Se pone en duda que este tipo de medidas tengan realmente un efecto sobre el tipo de cambio en el mediando plazo y «al mismo tiempo uno debería preguntarse hasta cuándo es posible sostener medidas de este tipo con los efectos secundarios que implica por ejemplo con el tema de la inflación». Para la CNCS «se logra un mayor precio de dólar pero al mismo tiempo se compra mayor inflación». Asimismo se pone en duda quién lleva adelante la política monetaria: si el BCU con su tasa de interés o el MEF con su intervención en el mercado cambiario.