Cámara de Zonas Francas sufre por cambios en las reglas de juego

La reforma tributaria y la interpretación hecha por algunos organismos han sido motivo de problemas para explotadores y usuarios de las zonas francas.
Si bien la ley de zonas francas no ha tenido modificaciones, hay algunos cambios en las reglas de juego por parte de la Dirección General Impositiva (DGI) que los están padeciendo, en este caso, los explotadores de las zonas francas.
Según Daniel Carriquiry, presidente de la novel Cámara de Zonas Francas del Uruguay, las modificaciones en las reglas de juego se han dado en cuanto a la determinación de la renta fiscal-mente ajustada, lo que implica mayores costos fiscales para los explotadores.
«Estos -dijo- toman servicios dentro de las zonas francas que son servicios de usuarios, que también están dentro de la zona franca y prestan servicios a los explotadores. La facturación de ese usuario, que siempre fue un servicio necesario para generar la renta de los explotadores (y que antes le era permitido bajar de su renta), hoy no está gravada y el explotador no puede bajar esto como costo.
De esta manera, el grado de presión fiscal se eleva mucho para el explotador porque le aumentó la renta fiscal sin haber sido realmente una renta para él.
Otro cambio es que, según la DGÍ, si un contador realiza un trabajo como independiente dentro de zona franca debe facturar IVA.
«Es difícil explicarlo pero ha habido una modificación. No de ley, pero sí a nivel de la reforma tributaria, a través de un criterio que se pisaron la ley de zonas francas y, evidentemente, eso afecta», agregó.
Desde el punto de vista de los usuarios se plantearon algunos problemas que de a poco se están solucionando.
Existían restricciones operativas a nivel aduanero que hoy ya no están. Antes, por ejemplo, no se permitía la circulación nocturna de camiones y hoy, en teoría, se puede trabajar las 24 horas.
«Ni bien entró el actual director de Aduanas, Ricardo Prato, tuvimos dos entrevistas para solucionar esto y fue modificado», reconoció Carriquiry, quien agregó que han encontrado muy buen ámbito de diálogo, de colaboración y de trabajar en conjunto.
La idea de la Cámara de Zonas Francas es avanzar con criterios internacionales y esta intención ha sido bien recibida por parte de las autoridades.

Destrucciones
Otro asunto que importa a la cámara es el de las destrucciones, pues existen problemas con esto, ya que hay empresas que hace ocho años que están por destruir un producto vencido a la espera aprobaciones.