Cámara Nacional de Comercio propone reformas en la Educación para mejorar la distribución del ingres

El informe concluye que el análisis desarrollado sobre el ingreso en nuestro país, permite observar que «si bien se llevaron adelante políticas de ingresos y de transferencias, tanto a nivel de las políticas salariales (Consejos de Salarios, aumento de los salarios mínimos)», junto con la Reforma Tributaria, los planes de asistencia directa (Plan de Atención a la Emergencia Social y el Plan de Equidad) y la Reforma del Sistema de Salud, «no se ha generado una mejora significativa y sostenible en la distribución de los ingresos percibidos por la población».
Por ello la gremial entiende necesario que junto a las políticas que tienen como objetivo mejorar la distribución del ingreso, «se lleven adelante políticas que tengan un efecto directo sobre los incentivos de los individuos» de forma de «alcanzar el objetivo perseguido de disminuir la desigualdad». «Uno de los temas de base que puede estar detrás de este fenómeno de persistencia de una inequitativa distribución del ingreso, es el gran debe que tiene el país en materia de políticas de educación», se expresa. Según el estudio encargado por Uruguay al Futuro, el Centro de Análisis y Propuestas de la Cámara, al Ec. Claudio Sapelli, la educación uruguaya es de las más inequitativas del mundo y perpetúa y amplía los problemas de distribución del ingreso. Es necesario por lo tanto brindarle a la población herramientas básicas para superar en forma permanente esta situación» manifiesta.
En dicho estudio se establece un «marco de políticas a llevar a adelante que logren aumentar los aprendizajes promedios (o sea, las habilidades promedio de los alumnos) y, como consecuencia de ello, sus ingresos», y al mismo tiempo «logren mejorar la distribución de dichos aprendizajes», lo que «tendrá repercusión directa en la distribución del ingreso».

Las claves de la reforma

«Este marco de políticas se centra en llevar adelante una reforma en tres áreas- claves: rendición de cuentas (mecanismo para medir la eficacia de la educación), autonomía de los centros de estudio (poder de decisión descentralizado en temas como manejo del personal) y elección en el sistema educativo (abrir el financiamiento público a colegios privados).
Para poder avanzar en esta última medida es fundamental primero poder avanzar en lo relacionado a rendición de cuentas y autonomía» enfatiza.
El informe sostiene que en la sociedad uruguaya «se está generando un proceso de fragmentación, donde la distancia entre trabajadores formales e informales, trabajadores calificados y no calificados es cada vez más pronunciada», siendo un elemento que «contribuye a una mayor desigualdad en los ingresos percibidos por la población». «Al hablar de desigualdad se debe tener presente que un aumento de ingresos no necesariamente implica una mejor distribución y por lo tanto mayor igualdad entre los Integrantes de la sociedad y menor exclusión de la sociedad», argumenta. Por ello, considera que este tipo de políticas «debe estar acompañado de políticas inclusivas» y en este sentido estima que «es primordial el tema de la educación», ya que «si las personas no cuentan con los conocimientos básicos no van a tener ninguna expectativa de integrarse a la sociedad, de insertarse en el mercado laboral» y por lo tanto «lograr una ascenso social y económico a lo largo de su vida».