Cámaras alertan por deterioro en el comercio

Los cortes del lado argentino de dos de los tres puentes que unen a ambos países, en protesta por la instalación de dos plantas de celulosa en Fray Bentos, no solo está dificultando el pasaje de viajeros, sino que comenzó a generar problemas comerciales. Las cámaras empresariales todavía no tienen cuantificado cuánto se puede llegar a perder, pero ya hablan de reclamos de terceros países porque no han recibido en tiempo la mercadería, y hasta de un clima hostil para hacer negocios con Argentina.
Washington Burghi, presidente de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), dijo a El Observador que si bien “es muy difícil hacer evaluaciones” sobre el impacto de los cortes, sí consideró que están perjudicando el comercio, no solo con Argentina, sino también con Chile y otros países por las trabas para el transporte de materias primas. “El impacto es fuerte, pero muy difícil de cuantificar. Lo que Argentina hace es un bloqueo económico”, dijo Burghi.

Para el presidente de la CIU, el gobierno uruguayo está teniendo “una actitud firme”, pero entiende que debería dar otros pasos acudiendo a organismos internacionales para defender su posición.

“No podemos permitir un bloque comercial. Uruguay tiene absoluto derecho de elegir las inversiones y de darle buen fin a un proyecto que tiene más de 20 años, como es el del sector de la madera”, dijo Burghi. El industrial agregó que empresas uruguaya han recibido reclamos de clientes de Chile por las demoras en las entregas.

En 2005 Uruguay exportó a Argentina por US$ 264,7 millones, el 14,7% más que en 2004. En enero y los primeros 15 días de febrero, las exportaciones llegaron a US$ 31,6 millones, con un aumento de 17% con respecto a igual período de 2005. Las exportaciones uruguayas a Argentina representan el 7,5% del total de lo que vende el país en el exterior.

José Luis Puig, presidente de la Cámara de Comercio, coincidió con Burghi en la imposibilidad de cuantificar por el momento el impacto comercial de los cortes. “Psicológicamente está afectando y esta situación nos está llevando a un deterioro comercial”, dijo Puig, quien también respaldó al gobierno uruguayo por cómo está llevando adelante el conflicto.

Teresita Aishemberg, asesora de la Unión de Exportadores, opinó que “se está generando un ambiente no propicio” para las empresas uruguayas en Argentina. “Está afectando a las empresas uruguayas que ya tienen negocios con los argentinos, porque está mal visto hacer negocios con los uruguayos”, sostuvo Aishemberg.

De todos modos, dijo que no se están cancelando operaciones con el vecino país, sino que los empresarios locales están buscando otros medios para colocar sus productos.

Ayer, finalmente no se cortó el puente entre Concordia y Salto. De todos modos el tránsito aumentó por ese lugar, el único abierto por los puentes, según informó la aduana uruguaya. De 200 automóviles, y de entre 50 y 60 camiones que pasaban por día, hoy el tránsito es tres veces mayor.