Cámaras aprecian rectificación del gobierno, que recibirá a la OIT.

El ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, que ya había invitado al director del organismo, dijo que “Uruguay se siente extremadamente orgulloso de lo que ha avanzado en materia de legislación laboral y negociación colectiva en los últimos años”, por lo que el país “está dispuesto a recibir al director y a quien él determine, para que compruebe in situ el estado de las relaciones laborales”.

Días atrás, el Comité de Libertad Sindical de la OIT pidió al gobierno que acepte una misión de contacto en el país para analizar las observaciones que ya realizó sobre la ley de Negociación Colectiva, cuestionada por el sector empresarial.

Y los empresarios, que habían insistido ante el organismo con que el gobierno estaba “omiso” en cumplir sus recomendaciones, saludaron ayer la decisión del presidente y los ministros.

“Es muy positiva la rectificación de la postura original del ministro de Trabajo, y también es positiva la rectificación de la postura del PIT-CNT”, dijo a El Observador el presidente de la Cámara de Comercio, Alfonso Varela. “Lo veían como una cosa horrible, pero es muy bueno que venga Somavía y representantes de normas de la OIT que son los que se pronuncian sobre los aspectos técnicos que hemos puesto de manifiesto”, agregó. Varela indicó que su objetivo es “perfeccionar la ley” de Negociación Colectiva. “Queremos una ley equilibrada y no flechada”, dijo.

El empresario indicó que “rescata” que “antes se decía que era una vergüenza recibir a la misión, y que ponía en peligro la vida comercial del país, y ese discurso no está más”.

En la misma línea que Varela se manifestó el presidente de la Cámara de Industrias, Washington Burghi. “Si está todo bien, como dice el gobierno, que venga el organismo a verlo. Es lo que corresponde”, dijo.

Agregó que “independientemente de las diferencias que hay con el gobierno y los sindicatos, es bueno que el director observe cómo son las negociaciones tripartitas en el país”, dijo. Burghi también hizo referencia a la “rectificación” del gobierno. “El que no estaba seguro era el ministro de Trabajo, pero el vicepresidente Danilo Astori y el presidente Mujica habían mencionado que les parecía bien” que llegara una misión.

Discrepan

Sin embargo, Brenta indicó que “no hubo ninguna rectificación”, sino que “el gobierno estuvo analizando cuál era el mejor mecanismo para lograr el más amplio conocimiento de la realidad de las relaciones laborales”, y definió invitar al director. Además, intentará tener “un intercambio tripartito en la asamblea anual” del organismo, en junio.

“Yo no hubiera usado este camino, hubiera resuelto el tema a nivel nacional, pero una vez que los empresarios plantearon la queja, el gobierno usará todos los mecanismos para exhibir el estado de las relaciones laborales para que esa queja empresarial no genere una mala intepretación de la realidad”, dijo.

En caso de que llegue el director y sus asesores al país, los empresarios insistirán en sus reclamos. Las cámaras habían denunciado que la ley fue elaborada sin realizar consultas al sector empresarial, se habían quejado de la integración del Consejo Superior Tripartito, donde el gobierno es mayoría, y de la falta de cumplimiento a las recomendaciones del organismo. Sobre eventuales modificaciones a la ley de Negociación Colectiva, Brenta dijo que “el gobierno ha estado siempre dispuesto a recibir las sugerencias que la OIT realice” y agregó que están en marcha las recomendaciones al haberse instalado “el ámbito de negociación tripartito que se reune quincenalmente”. Señaló que no descarta “que algunos elementos de las recomendaciones sean impulsados”, y que será el Parlamento el que apruebe o no los cambios. “La aspiración es que surjan del ámbito tripartito y en acuerdo con trabajadores y empresarios”, dijo.