Cámaras quieren discutir ley laboral en el próximo período.

Ahora no. Las cámaras entienden que este no es el mejor momento para discutir el proyecto de ley sobre negociación colectiva. ¿Los principales factores? La falta de consenso en torno al tema y el año electoral.

El asesor de la Cámara de Industria, Gonzalo Irrazábal, dijo a Ultimas Noticias que el plan actual tiene “varias carencias” por lo que en lugar de poner parches, “sería conveniente elaborar uno nuevo que logre el consenso”.

Respecto al momento de discutir la negociación, Irrazábal propuso que sea en la próxima administración. “Este no es un tema menor, hay que discutirlo a fondo y con un Parlamento que cesa funciones en 60 días parece inapropiado”, dijo el ejecutivo. El senador oficialista, Eduardo Ríos, dijo a Ultimas Noticias: “Esta ley saldrá en este gobierno”.

Con el respaldo de un pronunciamiento de la Comisión de Expertos en la Aplicación de Convenios de la OIT, que conmina al gobierno uruguayo a no intervenir en las negociaciones en materia laboral entre empleadores y empleados (ver recuadro “El polémico informe…”), el sector empresarial manifestó ayer su disconformidad con el proyecto de ley sobre negociación colectiva que el oficialismo busca aprobar durante su gestión.

En un acto que presidieron los 24 titulares de las cámaras empresariales, el principal de la Cámara de Comercio (Cncs), Alfonso Varela, y el asesor de la Cámara de Industria (CIU), Dr. Gonzalo Irrazábal, expusieron los motivos por lo que las gremiales no comparten la iniciativa que hoy se estudia en el Parlamento.

Estaban invitados los 99 diputados pero asistieron nueve. En el sala del Club de Industriales quedaron 90 sillas vacías con los correspondientes nombres de los legisladores.

Ambos disertantes aclararon que comparten la idea de legislar en la materia pero no como supone el proyecto de ley. Irrazábal dijo que el proyecto es contradictorio, que viola convenios internacionales de trabajo así como derechos establecidos en la Constitución y que potencia el “intervencionismo y dirigismo” del Estado.

Agregó también que existen omisiones expresas, como la falta de garantías para la paz laboral, la exigencia de personería jurídica a los sindicatos y las concesiones recíprocas. Destacó el asesor de la CIU que este proyecto de ley sustituye la negociación libre y voluntaria por una decisión arbitraria y obligatoria: “Ya no será en función del ánimo de negociar sino por decisión de la Consejo Superior Tripartito”, explicó Irrazábal.

Al respecto, Varela definió que el Estado adopta la postura de árbitro, perdiendo los empresarios su capacidad de decisión respecto a sus emprendimientos. El presidente de la Cncs reclamó “que el gobierno se limite a hacer lo que debe, que es fijar los sueldos mínimos” y que no opere en aspectos que son de índole bipartita. Irrazábal ejemplificó: “Este dedito vino e invirtió, este otro buscó mercados, este capacitó, este se diversificó y este último dedito llegó y se lo comió todo”.

OFICIALISMO

De los nueve diputados presentes, tres eran del Frente Amplio, tres del Partido Nacional, dos del Partido Colorado y uno del Partido Independiente. La presidenta de la Comisión de Legislación Laboral, Ivonne Passada, estaba en primera fila. Luego de la presentación de los empresarios, la representante destacó que es imprescindible la participación del gobierno y que el ámbito de discusión sea tripartito.

“Tenemos que recordar lo que pasó en los años noventa cuando hubo una flexibilización laboral importante, lo que significó la no convocatoria de los Consejos de Salarios”, dijo Passada y agregó: “Esta ley pretende garantizar que la negociación colectiva no dependa del gobierno que esté de turno”. La legisladora dijo que, aunque el miércoles fue votado globalmente el proyecto, en los próximos días se estará recibiendo a los representantes empresariales para discutir respecto al proyecto. “Hay voluntad del Poder Ejecutivo y los legisladores de hacer algunas modificaciones respetando el marco general de la negociación colectiva”, finalizó.

OCUPACIÓN

“Hay temas que parecen vergonzantes, como el derecho de propiedad, y no debe ser así”, dijo Varela al destacar que está consagrado en la Constitución, al igual que el de huelga. Requirió entonces que ambos aspectos sean considerados, destacando que no puede calificarse a la ocupación como una extensión de la huelga. El miércoles, cuando los legisladores frentistas votaron a favor de la esencia del proyecto de negociación colectiva, retiraron los 25 artículos que hacían referencia a la ocupación. Passada dijo ayer al programa “El tiempo no para” de radio Nacional que el tema será abordado como un proyecto de ley en sí mismo pero “no durante la actual administración”.