Cambio en Rendición generó malestar en varios ministros

LA FIRME resistencia del ministro de Economía, Danilo Astori, y el pedido del presidente Tabaré Vázquez para que no se ampliara la Rendición de Cuentas en 30 millones de dólares para la educación no surtieron efecto. La firmeza de los sectores resueltos a otorgar la partida obligó al gobierno a una negociación que permitió que anoche a la hora 20.40 se comenzara a discutir la ampliación de la Rendición, debate que continuaba al cierre de esta edición aunque ya se sabía que se contaba con votos suficientes para la aprobación del aditivo. La palabra «transferirá» en lugar de «asignará» de la
fórmula anterior, fue fundamental para lograr un acercamiento entre todos los sectores. Además, se incorporó la frase «sin incremento del gasto global» para respetar lo que resultaba un reclamo esencial para el Poder Ejecutivo.

La fórmula del acuerdo comenzó a ser negociada en la mañana durante una reunión de los senadores cabeza de lista con el ministro de Educación y presidente del FA, Jorge Brovetto. Simultáneamente, el ministro Astori mantuvo intensos contactos con los legisladores de Asamblea Uruguay (AU) a través del diputado Alfredo Asti y varios ministros tuvieron conversaciones entre sí para buscar alternativas.

Mientras Astori pedía mis tiempo para presentar una propuesta alternativa, los sectores del FA con excepción de AU, la Alianza Progresista (AP) y el Nuevo Espacio (NE), exigían que el incremento se votara en el día. Al comenzar la sesión de la Cámara de Diputados, a las 10 de la mañana, los tres sectores comprometidos con el pedido del Ejecutivo de no aumentar el gasto pedían que se pasara la votación del artículo 222 de la Constitución para las 14 horas de hoy, lo que daría a Astori tiempo para retornar desde Asunción de Paraguay, donde asistía a la Cumbre de Presidentes donde Tabaré Vázquez recibió la Presidencia Pro Témpore del Mercosur. Una alta fuente del FA dijo a Ultimas Noticias que Astori es «un obcecado que no entiende nada de política», una perspectiva compartida por amplios sectores de la izquierda que en esta ocasión se negaron a aceptar las directivas del ministro.

El pedido de Astori fue rechazado por los demás sectores y a mediodía se acordó una reunión de los diputados de AU, NE y AP con el vicepresidente Rodolfo Nin Novoa, los ministros Víctor Rossi y Héctor Lescano, la subsecretaría de Turismo, Lilián Kechichian y el senador Rafael Michelini. En dicho encuentro, que tuvo lugar en el Parlamento, se acordó la fórmula que establece una propuesta de financiación mediante el adelanto de partidas correspondientes al año 2009, el abatimiento en un 6,5% los créditos de todos los ministerios con excepción de los programas de caminería rural y mantenimiento vial del Ministerio de Transporte y los planes de desarrollo municipal de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto y la transferencia a la educación del cobro de los timbres por la Planilla de Control de Trabajo del Ministerio de Trabajo.

El ministro Lescano indicó a Ultimas Noticias que la fórmula se diferencia de la manejada hasta el día anterior en que «se deja claro que el Poder Ejecutivo transferirá recursos sin aumentar el gasto. Esta referencia es fundamental para cumplir la voluntad expresada por todo el gabinete». La medida permite en forma simultánea mantener la unidad interna de la izquierda, respetar la voluntad del Poder Ejecutivo y enviar una señal a la Universidad de la República. Si bien reconoció que a nivel ministerial «hubiéramos preferido que el proyecto se quedara como estaba», Lescano destacó que lo alcanzado es «una fórmula positiva» y aseguró que el nivel de empleo proyectado no se verá afectado por los porcentajes que se retirarán de las inversiones, ya que se trata de cantidades menores. La fórmula fue comunicada oficialmente a las 19 horas de ayer, luego de una reunión de bancada de donde salieron anunciando «unanimidad» y hubo hasta lágrimas de emoción de Jorge Orrico y Silvana Charlone, al tiempo que todos coincidieron en destacar el mantenimiento de la unidad de la izquierda.