Cambios en la política monetaria para contrarrestar procesos inflacionarios

Al gobierno le preocupa enormemente los efectos negativos que sobre la economía nacional está teniendo el incremento de los precios internacionales, básicamente de la leche común, la carne, el trigo y combustibles, a la vez que el Banco Central del Uruguay (BCU) anunció ayer modificaciones en la política monetaria para contrarrestar procesos inflacionarios.

El pasado lunes, durante el acuerdo de ministros en Suárez y Reyes, el presidente de la República, Tabaré Vázquez, expresó su preocupación principalmente por el aumento del precio de la leche común.

En ese marco, el mandatario destacó la importancia que tiene la leche en la alimentación. A la vez, se refirió a que el incremento de la demanda mundial de dicho producto empuja su precio al alza en el mercado interno.

Vázquez añadió que el gobierno debe encontrar los mecanismos necesarios para que los hogares más modestos puedan consumir leche, pero también tratar de no perjudicar el desarrollo productivo.

Asimismo, el mandatario solicitó a los ministros José Mujica (Ganadería) y Danilo Astori (Economía) que realicen un seguimiento en la evolución de los precios y trabajen en la búsqueda lograr los mejores caminos para una solución.

Si bien Vázquez el pasado lunes no se refirió directamente al incremento del precio de otros productos de la canasta básica familiar como carnes, derivados del trigo (pan y pastas), papas y verduras, de todas maneras el mandatario también ve con gran preocupación, desde hace algunos días, dicha situación, aseguraron fuentes gubernamentales consultadas por LA REPUBLICA.

También el mismo lunes, pero en horas de la tarde, el incremento de precios de los productos de primera necesidad generó debate en la Mesa Política Nacional del Frente Amplio, cuando el presidente de la fuerza de izquierda y ministro de Educación, Jorge Brovetto, planteó el tema.

Ante algunos cuestionamientos de representantes de sectores sin representación parlamentaria, Brovetto respondió que el gobierno no está pasivo ante tales acontecimientos, pero de todas maneras descartó la posibilidad de intervenir o realizar un control de precios porque ello, entre otras cosas, propiciaría la creación de un mercado negro.

La leche común subió el pasado sábado un 8,1%, pasando a costar . Al tiempo que el gobierno decidió decretar un aumento de 17% del precio de la «leche-cuota» a los productores, llevándola de $ 5,50 a ,90 por litro, para asegurar la estabilidad en el abastecimiento interno.

En ese marco, ayer el ministro Mujica dijo En Perspectiva que los precios internacionales se dispararon, y aseguró que «sólo el 14% de la leche producida en el país se destina al consumo interno como leche ­ cuota, y el 86% va a la industria y, por primera vez, la leche cuota vale menos que la volcada a la industrialización».

Agregó que esa situación le da una «ventaja» a aquellas industrias que se dedican a la exportación. «En el sentido de que pueden pagar algo más que aquellas que a su vez tienen que vender en el mercado interno».

En horas de la tarde, Mujica señaló, luego de concurrir a una comisión parlamentaria, que una de las propuestas que se está discutiendo para amortizar el precio de la leche común es que «si los 4 millones de litros de leche – industria aceptaran pagar 4 centésimos de pesos uruguayos más por litro, se podría pagar toda la leche a precio de industria a los tamberos en un año».

Por otro lado, indicó que algún margen de «intervención» hay que tener, aunque aseguró que al gobierno no le gusta «toquetear precios».

«Sin embargo, en el caso la leche estamos ante una herencia en la que tenemos precios tarifados. Si ahora dejamos que sea libre, se va 18 o 20 pesos al consumidor porque el bolichero no gana nada con su venta, ya que el margen de ganancia es muy exiguo», señaló Mujica.



Inflación y cambios en política monetaria
Por otro lado, precisamente ayer se conocieron las cifras de la inflación correspondiente a los últimos 12 meses, la cual se ubicó en 9,03%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Según el INE, el Indice de Precios al Consumo (IPC) aumentó en 1,73% en agosto, la variación acumulada para este año fue de 8,22% y en los últimos 12 meses de 9,03%, (ver Sección Economía).

En tanto que la descomposición del resultado general por rubros indica para agosto hubo una variación del 3,44% para Alimentos y Bebidas, Enseñanza 2,10%, Vivienda 1,91%.

Dentro del rubro Alimentos y Bebidas, para el subgrupo panes y cereales se observa un incremento del 3,24%, destacándose subas en harina de trigo (10,07%), fideos (4,80%) y pan flauta (3,575). El subgrupo Aceites y grasas aumentó 5,17%, destacándose la suba en aceite de girasol (7,32%); Verduras, legumbres y tubérculos (papas) aumentaron en su conjunto 12,42%.

Por su parte, el presidente del BCU, Walter Cancela, explicó que el aumento de precios internacionales y fenómenos atmosféricos adversos provocaron los incrementos de precios de los combustibles, carne, trigo y verduras, «que explican el 4,74% del total de la inflación que llegó al 8,23% en los primeros ocho meses del año».

Por tal motivo, Cancela anunció cambios en la política monetaria con el objetivo de cerrar el ejercicio 2007 con inflación de «un dígito» y 2008 con IPC entre el 4 y 6%.

Cancela, dijo ayer en conferencia de prensa, que se abandona el régimen basado en el manejo de «agregados monetarios», para adoptar un régimen monetario basado en «el manejo de tasas de interés que pasó a ser la tasa ‘Call’ (que es la tasa de interés interbancaria que se cobra por los préstamos de dinero en las operaciones que se registran por día)».

Aseguró que en los últimos meses se vive una «expectativa» por el fenómeno de los precios en la economía, por este motivo, afirmó que se decidió convocar a una reunión extraordinaria del Comité de Política Monetaria (Copom) a los efectos de «evaluar lo que ocurre con la política monetaria, que es el instrumento con el cual se cuenta para operar sobre el nivel de precios».

Según el presidente de la autoridad monetaria, «no existe una relación entre el agregado monetario y la inflación en el período considerado» y el motivo, del fenómeno del incremento de los precios que empujan la inflación, «se debió a la inestabilidad de la demanda de dinero». Por ello «se resolvió abandonar el régimen de señalización de la política económica mediante tasas de crecimiento de los agregados».

Con estas medidas se busca cumplir la meta de tener una inflación de un dígito para cerrar 2007, menor que el acumulado de los doce meses a agosto, y tener una inflación entre un 4 a 6% en el año 2008. *