Camioneros afectarán semana próxima el abasto de leche

El sindicato decidió asimismo, que si la respuesta no es favorable a sus intereses, dejará de clasificar las muestras con las que se controla la calidad del producto. La FTTL aceptó la propuesta de aumento salarial del Poder Ejecutivo (6,51%) pero continúa reclamando a las transportistas un pago extra por el trabajo diferencial de recolección de muestras en los tambos. Los trabajadores reivindican un pago de entre $ 20 a $ 50 por día, dependiendo de la cantidad de tambos visitados.

Bracco reconoció que las medidas pueden generar atrasos en la distribución de leche y pérdida en la calidad, pero garantizó que no faltará el producto. “No estamos contra los productores y el propósito es que no se pierda un solo litro de leche”, declaró la dirigente gremial.

No obstante, debido a las altas temperaturas de estos días, existe preocupación por parte de los productores de que sea necesario tirar leche, como sucedió en un conflicto en 2006.

Los vehículos que trasladan leche no pueden permanecer más de un par de horas estacionados porque no cuentan con un procedimiento de enfriamiento electrónico, sino que se refrigeran a medida que circulan por un sistema de aislamiento con una capa de aire, similar al de los termos para mate.

El origen del conflicto es el reclamo de los trabajadores de un sobresueldo de unos $ 800 mensuales por la recolección de muestras.

Los choferes son los encargados de realizar una prueba in situ para corroborar la calidad del producto al momento de llenar los camiones cisterna y al mismo tiempo extraen un frasco que es etiquetado con un código de barras para ser analizado posteriormente en el laboratorio. Los trabajadores argumentan que se trata de una tarea de responsabilidad, por la que se les debe abonar un sueldo extra.

Los choferes de los camiones cisterna perciben un jornal de unos $ 450, incluyendo un viático por alimentación.

La cantidad de tambos que los camioneros recorren por día es variable, en función de la ruta que tienen asignada. Algunos transportistas recogen leche en 3 o 4 tambos de gran producción, mientras que otros lo hacen hasta en 40 tambos de menor porte.

La recolección de la leche fue tercerizada por las empresas lácteas a Transportes de Leche Sociedad Anónima (TRALE) que agrupa a más de 30 empresas transportistas.

El conflicto original enfrenta a esa gremial con los choferes de los camiones, aunque éstos están respaldados por el sindicato de los trabajadores que se desempeñan en la industria láctea.

Adicionalmente, la situación preocupa a los productores lecheros y a los industriales por el efecto que las medidas pueden tener sobre el sector.

La cadena láctea está basada en un andamiaje sincronizado en donde la falla en una de las partes termina repercutiendo sobre todo el sector.

La situación también está generando inquietud en el gobierno de izquierda.