Cancela anunció medidas para controlar el empuje inflacionario

El Banco Central (BCU) pondrá en práctica a partir de este mes un paquete de medidas para reafirmar la política contractiva vigente desde abril y seguir disminuyendo la liquidez del mercado, de manera de contrarrestar el alza de precios.
El presidente de la autoridad monetaria, Walter Cancela, reafirmó ayer la posición contractiva de la política monetaria y dijo a El Observador que los instrumentos para mejorar la “previsibilidad” de la gestión de liquidez y la “profundidad” del mercado de dinero se aplicarán durante este mes.

Según explicó, dichas medidas apuntan a que el mercado de dinero sea “más eficiente” para evitar que “situaciones cotidianas alteren la gestión de liquidez” de los bancos y que por esa vía se puedan introducir “presiones indebidas sobre las tasas de interés y el tipo de cambio”.

Durante las XXII Jornadas Anuales de Economía, organizadas por el BCU, Cancela señaló que una de las medidas consiste en comenzar a licitar certificados de depósitos bancarios en un plazo de uno a veintinueve días.

El BCU considera que con esa medida los bancos tendrán un “producto adicional” para la gestión de su propia liquidez.

Pero Cancela también dijo que se “continuarᔠcon la emisión de Letras de Regulación Monetaria a un plazo mayor que el actual. En este momento, dichos títulos se licitan a un plazo mínimo de 30 días y uno máximo de 720 días.

El titular de la autoridad monetaria anunció un cambio en el cálculo de los encajes (reservas obligatorias de dinero que los bancos deben mantener en el BCU) sobre la base de “promedios mensuales diferidos” hasta tres o cuatro días antes de la fecha en la que los bancos decidan constituir ese tipo de depósitos. Esta medida también apunta a ayudar a las instituciones financieras a mejorar la gestión de su liquidez.

Además, se impondrá la “liquidación diferida” de las operaciones de cambio dos días después de realizadas. En este caso, la decisión permitirá “diferenciar” entre el mercado de dinero y cambiario, y “mejora la capacidad” de manejo de la política monetaria, para estar en línea con la “práctica internacional”.

Cancela indicó, asimismo, que se busca que la política monetaria pase de un “manejo” de los agregados monetarios (cantidad de dinero en poder del público más los depósitos) a uno basado en las tasas de interés.

El presidente del BCU recordó que en los últimos tres meses la tasa call (para préstamos interbancarios a un día) marcó claramente la posición contractiva de la política monetaria, ya que subió de 1% a 4%. Según Cancela, la aplicación de la misma política contractiva hizo que la base monetaria se redujera en el primer trimestre 1,3% en términos nominales.


Suba de precios. Los anuncios se produjeron luego que el jueves se difundiera el dato de inflación de julio, que alcanzó a 0,83%, superior al 0,38% que esperaban analistas privados consultados por el BCU.

En el primer mes de vigencia de la reforma tributaria, la eliminación del Cofis y la reducción del IVA hizo bajar algunos precios, según el gobierno, pero aún así no alcanzó para contrarrestar un nuevo rebrote inflacionario.

El mes pasado estuvo signado por el aumento de productos como carne, harina y derivados, combustibles, tabaco y la cuota mutual. A ello se sumó, además, un incremento de salarios en el sector privado del entorno de 7%.

En los primeros siete meses del año, la suba de precios fue de 6,38% y en los últimos 12 meses de 8,03%.

El presidente del BCU insistió ayer en que la inflación sigue “bajo control”.