Cancún está en el medio del devastador camino del huracán

El huracán Wilma avanzaba hacia las costas de Yucatán en México en un «progreso extremadamente peligroso» que obligó a evacuar a los turistas de Cancún, a cientos de miles de habitantes en el oeste de Cuba, así como a la población del extremo sur de la Florida.

A punto de tocar el extremo oriental de Yucatán hoy de madrugada, afectando Cancún y la isla de Cozumel, Wilma debería girar mañana al noreste hacia el canal que lleva el mismo nombre, pasar por el noreste de Cuba entre mañana y el domingo, y luego dejarse sentir en Estados Unidos por la noche.

Pero esa larga trayectoria aún está repleta de incertidumbre, y Wilma puede tocar Estados Unidos desde cualquier punto en el centro de Florida hacia el sur.

Con rostros de preocupación o de resignación, miles de turistas abandonaron masivamente ayer la zona hotelera del balneario mexicano de Cancún para dirigirse a los refugios o partir definitivamente, temerosos ante la fuerza del temible huracán Wilma.

A lo largo de los 28 km de la zona hotelera del puerto de Cancún cesó toda actividad, y a última hora de la tarde estaba prevista la entrada de 1.000 efectivos de la Policía Federal Preventiva para proteger los bienes y prohibir el acceso.

En el resto de la ciudad, los habitantes volvían a reforzar sus casas y a poner a resguardo automóviles y pertenencias, como ya tuvieron que hacer el pasado mes de julio cuando pasó el huracán Emily. Un golpe directo de Wilma, de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, podría ocasionar uno de los peores desastres que se recuerdan en la península de Yucatán.

CUBA. Mientras los expertos cubanos tratan de descifrar la trayectoria del poderoso huracán Wilma, que tiene previsto golpear la isla, las autoridades evacuaron a más de 200.000 personas a consecuencia de los primeros aguaceros y en prevención de desastres. AGENCIAS